Cerrar
Conexión
Por favor, introduzca sus datos de acceso

o Regístrese para obtener una cuenta

¿Olvidó su contraseña?

Skip to main content

|

Que dos personas del mismo sexo se besen en las calles de Moscú podría costarles muy pronto hasta doce mil euros.

Esto es lo que prevé una ley contra la propaganda homosexual que el Parlamento ruso pretende aprobar y contra la que este martes unos veinte manifestantes protestaron frente a la Duma.

Los manifestantes fueron atacados por activistas ortodoxos.

“La ley no define qué es en concreto la propaganda gay y es comprensible porque no existe ese tipo de propaganda, explicaba una periodista presente en la protesta. Lo que sí está escrito en la ley es que cualquier información que se dé sobre relaciones maritales no tradicionales será considerado como propaganda”.

Esta ley ya ha entrado en vigor en varias regiones del país, incluída la segunda ciudad de Rusia, San Petersburgo, provocando las críticas tanto de la comunidad homosexual como de muchos países occidentales.

“Moscú no es Sodoma, afirmaba uno de los activistas ortodoxos. Estamos aquí para apoyar a la gente normal, saludable, que quiere crear familias estables, ortodoxas, criar a sus hijos en un espíritu ortodoxo, siguiendo las tradiciones, respetando la unidad popular”.

Copyright © 2014 euronews

Más información sobre:
|