Última hora

Última hora

El paro mundial superará los 200 millones de trabajadores en 2013

Leyendo ahora:

El paro mundial superará los 200 millones de trabajadores en 2013

Tamaño de texto Aa Aa

El paro mundial alcanzará un nuevo récord en 2013 sobrepasando los doscientos millones de personas, según la Organización Mundial del Trabajo. Las estimaciones aun no confirmadas para 2012 ya constatan un aumento después de dos años de bajadas. En 2009, llegó a 199 millones de personas y, desde la crisis financiera de 2007, se han perdido 28 millones de puestos de trabajo.

“El desempleo es un indicador típico de recesión y, con un crecimiento que probablemente permanecerá débil en Europa hasta el segundo trimestre de 2013, podemos pensar que el paro continuará su ascenso durante el año”, advierte el jefe economista de la OIT, Peter Vanden Houte.

Este incremento se comprueba en la comparación de las cifras entre 2007 y 2012. Y, lo peor, es que tras los 202 millones que se prevén para este año la evolución posterior del desempleo hasta 2017 aunque desacelerándose lo situará en 210 millones.

En los países desarrollados, esto ya está causando el abondono por desesperanza de muchos de los antiguos parados. Así, la OIT calcula que al tiempo que hay 28 millones de nuevos desempleados desde 2007, también se han registrado 39 millones de personas que han salido del mercado laboral. Y va en aumento el número que lleva más de un año sin trabajo. Antes de la crisis, era del 28 por ciento. Y, ahora, es del 34.

La nota positiva de los responsables de la agencia de la ONU es que pronostican que, en los países en desarrollo, de aquí a 2017 accedan al estatus de clase media unos 400 millones de trabajadores.

Otra de las alarmas es la tasa de paro entre la población juvenil de menos de 25 años. En 2013, debe volver a superar los 74 millones de personas después de que en 2010 ya hubiera alcanzado esa cifra.

El gran problema, no solo con las personas de mayor edad, es que se comprueba que la nueva oferta de puestos de trabajo no se corresponde necesariamente con el perfil de los que van en busca de empleo. Estos nuevos trabajos cada vez exigen una mayor calificación y no todos los jóvenes disponen de esta preparación. En la economías desarrolladas, cada vez hay más jóvenes sin trabajo, paro, escuela, ni formación.