Última hora

Última hora

La incertidumbre lastra la recuperación del sector turístico en Egipto

Leyendo ahora:

La incertidumbre lastra la recuperación del sector turístico en Egipto

Tamaño de texto Aa Aa

Dos años después de la revolución en Egipto, el sector turístico del país sigue sufriendo las consecuencias de la incertidumbre y el miedo.

En las pirámides de Gizeh hoy por hoy, hay más negocios de alquiler de camellos que clientes.

La situación en los demás centros turísticos es igual de dramática.

En tiempos normales, el sector representa el 10% del PIB y da trabajo al 12% de la población activa.

2010, antes de la revolución, fue un año récord para el turismo, con 14 millones y medio de visitantes que aportaron 9 mil millones de euros de ingresos.

Pero en 2011 la tendencia cambia radicalmente: los ingresos disminuyen un 30% y hay cinco millones de turistas menos.

En 2012 las cosas empezaron a enderezarse. Las autoridades esperan llegar de aquí a 2020 a 30 millones de visitantes, que generarían ingresos de cerca de 19 mil millones de euros, aunque algunos ministros consideran ese objetivo demasiado ambicioso.

Para este propietario de un barco, el país va derecho al precipicio:

‘‘Antes, la ocupación en Hurgada, Sharm el-Sheikh , la costa norte de Luxor, en el Cairo y en Asuán, era del 99%, ahora no hay ni siquiera un uno por ciento. El país está viviendo un auténtico desastre”

Pero siempre quedan los incondicionales, como esta pareja noruega que no renuncia a descubrir los tesoros egipcios:

“Nos daba un poco miedo la situación política, pero confiamos en nuestro guía y por eso estamos aquí. La verdad es que estamos estupendamente”

Frente a la inestabilidad política, las agencias de viajes centran sus ofertas en los balnearios del Mar Rojo.

Por su parte, las autoridades proyectan la reapertura de varios sitios. Pero para ello se necesita financiación internacional.

euronews. Mohammed Shaikhibrahim:
“Antes de que estallara la revolución egipcia este sitio estaba lleno de árabes y de turistas extranjeros, pero ahora lo único que se ve son sillas vacías en lugares preciosos. Los propietarios esperan que la recuperación llegue pronto tras este periodo de incertidumbre política”