Última hora

Última hora

Israel: Anatomía de unas elecciones

Leyendo ahora:

Israel: Anatomía de unas elecciones

Tamaño de texto Aa Aa

Yair Lapid:
“Los israelíes de hoy dicen “no” a la política del miedo y del odio. “No” a la opción de dividir a la sociedad israelí en secciones, tribus o grupos de presión, no al extremismo y a la anti-democracia”

Yair Lapid ha creado la sorpresa en las elecciones y no va a detenerse ahí. Su partido centrista será el segundo de la Knesset y será sin duda clave en el próximo gobierno, en el que está decidido a marcar su impronta.

“Hemos tenido la prueba de que el verdadero corazón del país está en el centro, asegura este elector, la prueba de que creemos en la paz y de que la clase media quiere cambios en la dinámica social”

“Yair Lapid no avanza en una sociedad fragmentada, añade este otro, sino en una sociedad unitaria. Sabe cómo vender un sueño y nosotros compartimos ese sueño”

Yair Lapid, 49 años, está lejos de ser un desconocido para sus compatriotas. Expresentador estrella de la televisión durante muchos años, en 2011 anunció su dimisión para, en sus propias palabras, lanzarse a la política y cambiar las cosas.

Una decisión que inquietó en el campo de Netanyahu, consciente de su popularidad. Centrista, defensor de las clases medias, Lapid sigue los pasos de su padre, Joseph “tommy” Lapid, también periodista de formación y también reconvertido en político.

Lapid quiere que la balanza se incline del lado de sus convicciones, sobre todo en lo que se refiere a la paz con los palestinos. Es favorable a la creación de dos Estados pero no está dispuesto a hacer concesiones sobre Jerusalén.

Yair Lapid:
“Si el primer ministro quería negociar y tenía la sensación de tener interlocutores válidos, lo habría hecho. Si un primer ministro quiere sentarse en la mesa de negociaciones, eso es lo que hace. Y eso es lo que yo quiero intentar que haga el próximo Gobierno, porque para mi es un asunto fundamental”

Y como su padre es un ardiente detractor de los privilegios de los ultraortodoxos, que en su opinión la sociedad israelí no puede permitirse el lujo de asumir.

También asegura que no será el garante de un Gobierno dominado por la extrema derecha:

Lapid:
“No voy a ser la hoja de parra de un gobierno de extrema derecha ultraortodoxo. Sólo participaré en un Gobierno más moderado”

Símbolo de un país urbano, moderno, cosmopolita y laico, Lapid supone un soplo de aire fresco en la escena política israelí.

Nial O’Reilly. euronews
Benjamin Netanyahu seguirá siendo el primer ministro, pero sus apoyos han disminuido. ¿Qué clase de mensaje le ha enviado el electorado? tenemos con nosotros al analista Abraham Diskin.

Netanyahu hizo de la seguridad nacional y de Irán sus prioridades. Pero los sondeos muestran que a los electores les preocupan más los asuntos económicos. ¿Cree que ha malinterpretado el ambiente en el país? ¿tendrá que redefinir sus prioridades?

Abraham Diskin. Analista político de la Universidad hebrea de Jerusalén:
No, no lo creo. Para la mayoría del público, el conflicto palestino-israelí y la amenaza iraní son las principales preocupaciones, y creo que lo que hemos visto es un movimiento táctico muy torpe que ha sido la fusión entre el partido de Netanyahu y del partido de Lieberman, nuestro exministro de Exteriores. Y creo que eso ha echado para atrás a los votantes desilusionados de todos los frentes electorales y especialmente a los del centro.

Nial O’Reilly. euronews
En ese caso ¿cree que estará reconsiderando a sus potenciales socios de Gobierno a la hora de formar una coalición en los próximos días y semanas?

Abraham Diskin:
Creo que está muy interesado y lo estaría también aunque hubiese obtenido más votos, en cooperar con los partidos centristas.

Ahora está muy claro que el partido centrista que más le conviene es el nuevo partido liderado por el experiodista Yair Lapid, “Hay Futuro”; Pero esos dos partidos juntos, el Likud y Hay Futuro, no tienen la mayoría, y será muy difícil que se les unan otros partidos del centro o incluso de la izquierda.

Por tanto, Netanyahu y Lapid tendrán que decidir si quieren aliarse con uno de los dos principales partidos del bloque de la derecha: con uno más militarista que el Likud, o con un partido religioso relativamente moderado pero, pese a todo, ultraortodoxo.

euronews:
¿Cómo cree que La Casa Blanca interpretará estos resultados? ¿influirá en las actuales relaciones bilaterales que no estaban en sus mejores momentos durante la presidencia de Obama?

Abraham Diskin:
Tengo una alta opinión de Obama y creo que sus valores deben ser respetados, pero desafortunadamente, creo que la actual administración cometió todos los errores posibles a la hora de interpretar los acontecimientos en Oriente Medio.
Lo vimos durante la Primavera Árabe y lo vimos en todos sitios, y creo que además tienen un cierto desconocimiento del problema central del conflicto que tenemos con los palestinos en particular y con las naciones árabes en general.

Por eso creo que hay muchas malinterpretaciones.
Yo creo que pueden impulsar la paz, creo que tienen que presionar a Israel, pero también ser realistas a la hora de determinar dónde está el verdadero problema. El verdadero problema no es Israel, no es el Gobierno israelí, sino que está en el campo palestino.