Última hora

Última hora

Japón entierra a las víctimas de In Amenas

Leyendo ahora:

Japón entierra a las víctimas de In Amenas

Tamaño de texto Aa Aa

Por qué…es la pregunta que se hace todo Japón que ha recibido este viernes con una inmensa emoción a los siete supervivientes de la matanza en la planta de gas de In Amenas en el Sáhara argelino.

Junto a los supervivientes, nueve ataúdes.

El cuerpo del décimo japonés fallecido se espera en los próximos días.

Para la población, este es uno de los peores dramas desde los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, en los que murieron 24 japoneses.

El hermano pequeño de Mitsunobu Fuchida, uno de los 10 trabajadores fallecidos, vive entre el dolor y la incomprensión:

“Es una gran pérdida. Espero reunirme con él pronto.”

La emoción es también inmensa en la sede de la empresa JGC a las afueras de Tokio, que ha perdido a 10 de sus 17 empleados en el ataque de In Amenas.

Yumiko Kinoshita. Vecina de la empresa JGC:
“Se fueron de sus países para poder trabajar y se vieron atrapados en este ataque terrorista. Lo lamento mucho por ellos, porque ha sido muy triste. Vivo cerca de aquí y conozco muy bien la empresa, por eso he querido presentarle mis respetos con estas flores”

Por su parte, Rumanía enterró el jueves a sus dos nacionales muertos en Argelia. Tiberiu Costache, era ingeniero. Tenía 36 años. Tras pasar la navidad con su hijo de siete años y su mujer embarazada, había vuelto a Argelia para trabajar:

“Quería construir una casa, dice esta vecina, tenía dos hijos, uno que aún no ha nacido, y otro que debe tener seis o siete. La gente dice que era un hombre muy agradable”

También fue la última navidad en familia para Mihail Bucur, otro ingeniero rumano con treinta años recién cumplidos y padre de dos hijos de 14 y 3 años.

También el jueves llegaron a París los restos mortales del rehén francés muerto en Argelia. 52 años, divorciado y padre de dos hijos, Yann Desjeux se ocupaba de la logística en la planta de gas. El jueves que viene tendrá lugar el funeral.

Marie-Clade Desjeux, hermana de Yann Desjeux:
“Lo que sé es que hemos escuchado un montón de testimonios y todo indica que se comportó como un héroe, ayudando a los otros rehenes.

También se que consiguió que el médico examinase a un noruego que resultó herido, y eso que estaba maniatado. La verdad es que todos estamos orgullosos de él”