Última hora

Última hora

Inventando un plástico natural

Leyendo ahora:

Inventando un plástico natural

Tamaño de texto Aa Aa

En este Instituto de investigación en la ciudad de Brindisi, al sur de Italia, es la hora de “confeccionar” o de “cocinar” para este equipo de científicos…

Es una receta sencilla : textiles naturales, una buena dosis de resina parcialmente orgánica y un montón de aditivos biológicos y enzimas.

… y después de unas horas en el horno a 60º C, Andrea Ferrari, coordinador del proyecto Woody, nos muestra el resultado:

“Está hecho de fibras de lino y resinas naturales. Es un producto completamente ecológico y sostenible.”

Esta nueva estructura está fabricada con materiales renovables.

Los científicos de este programa europeo de investigación sueñan con que este nuevo material biológico pueda remplazar pronto los compuestos plásticos.

Así lo asegura Andrea Ferrari, que es también ingeniero en d’Appolonia S.p.A.

“Estamos convencidos de que muy pronto podremos sustituir los materiales derivados fósiles por materiales exclusivamente naturales. Hablamos de materiales que proceden de subproductos del algodón, el lino o el cáñamo y también de resinas hechas con caña de azúcar o con otros azúcares que no se utilizan en la industria alimentaria”.

Antes de lanzar estos materiales al mercado se realizan pruebas sobre la resistencia técnica de estos nuevos materiales: incluyendo la dureza, la elasticidad y plasticidad…Se hace una evaluación completa y se comparan con el compuesto de carbono y otros compuestos clásicos.

Andrea Salomi, es ingeniero en el Centro de diseño y tecnología de materiales, CETMA:

“Hasta ahora, sabemos que los compuestos naturales tienen propiedades mecánicas inferiores a las de los compuestos clásicos. Por el momento son menos rígidos y presentan menos resistencia mecánica que los compuestos del carbono.”

“Pero eso no significa que por las características mecánicas de estos compuestos naturales vayan a tener menos aplicaciones prácticas. Todo dependerá del tipo de producto final que queremos desarrollar.”

En cuanto a las aplicaciones de este material, los expertos buscan nuevas utilizaciones mediante un estudio de realidad virtual en 3D.

Los nuevos compuestos biológicos podrían utilizarse para embellecer el interior de los automóviles, en paneles de construcción, o bien para accesorios de instrumentos musicales… y los fabricantes confían en que esto sea a un precio competitivo.

Así lo asegura Guy Simmonds, de la empresa Anthony Patrick & Murta Exportaciones.

“Nuestros equipos trabajan para aumentar la calidad de los compuestos naturales. En un año tendremos un producto de excelente calidad. Y no tendría porqué ser caro. Los componentes naturales serán un 20 o un 25% más caros que los que están hechos de plástico corriente. Lo que aumentaría el precio del kilo en 30 o 40 céntimos.”

Según las espectativas de este instituto de investigación, los nuevos compuestos biológicos podrían competir en el mercado en unos 3 o 4 años.

Más información en el sitio:
www.woodyproject.eu