Última hora

Última hora

Tombuctú: el oasis cultural del Sahara

Leyendo ahora:

Tombuctú: el oasis cultural del Sahara

Tamaño de texto Aa Aa

Tombuctú, ciudad histórica, patrimonio de la Humanidad desde 1988, ha sobrevivido hasta nuestros días desde su fundación por los tuaregs en el año mil cien. Tres de sus mezquitas de los siglos XIV y XV, son las más antiguas del África occidental; sus mausoleos y sus manuscritos antiguos consituyen un tesoro único cuya suerte es objeto de gran preocupación desde abril…
cuando los islamistas radicales de Ansar Dine toman el control de la ciudad. En junio emprendieron la destrucción de los santuarios sufíes, cuyo culto consideran una idolatría, según su version rigorista del islam.

Fué también su respuesta provocadora a la UNESCO, que unos días antes había clasificado Tombuctú en el patrimonio mundial en peligro.

En julio su Directora General, Irina Bolova, volvía a alertar sobre la suerte que corría el patrimonio cultural de la ciudad.

Irina Bolova, Directora General de la UNESCO:
“Estamos muy preocupados con lo que ocurre en Mali, estamos preocupadísimos con la destrucción de un Patrimonio Mundial, son mausoleos, mezquitas, manuscritos que tienen un enorme valor para la humanidad.”

Los manuscritos, unos cien mil, algunos de la época preislámica, han atravesados los siglos, pasando de generación en generación, en el seno de las mismas familias. Han transmitido el saber, en ámbitos como la astrologia y el derecho, y son testigos del espléndido pasado de Tombuctú, de cuando en los siglos XIV y XV era encrucijada de caravanas, entre el Sáhara y el río Níger.

El ir y venir de las caravanas le dio prosperidad, y a la convirtió en un centro de difusión del saber.

Ali Ould Sidi, Misión Cultural Tombuctú:
“Pongamos el caso de los nómadas que se desplazan. Ellos tienen bibliotecas ambulantes. Cuando el campamento se levanta, se ponen todos los manuscritos en una bolsa de cuero, se cava un agujero y se meten dentro. La población se desplaza. Al cabo de tres o cuatro meses, esa población vuelve y como conoce bien el terreno, desentierra su biblioteca. En algunos casos todavía conservan sus bibliotecas, pero en muy malas condiciones.”

Han desafiado el paso del tiempo, los ataques de las termitas, los estragos de la humedad. Se ha hecho un gran esfuerzo para restaurarlos y digitalizarlos antes de que otro tipo de destrucción se haya abatido sobre los manuscritos Tumbuctú.