Última hora

Última hora

Unirse a un cluster para ser más competitivo

Leyendo ahora:

Unirse a un cluster para ser más competitivo

Tamaño de texto Aa Aa

“El número de clusters, es decir, de agrupaciones de empresas, ha aumentado notablemente en Europa y es algo que funciona muy bien. Por ejemplo, en Graz, en Austria, se ha creado un cluster especializado en tecnologías verdes. Durante los últimos cinco años ha creado seis mil empleos”, explica Serge Rombi, periodista de euronews.

En Graz, una empresa de calefacción por biomasa es una de las más importantes en el sector a nivel europeo. Allí fabrican las chimeneas que funcionan con granulados, placas de madera o troncos. Esta empresa se unió a un cluster en 2005. Desde entonces el número de empleos ha aumentado de 100 a 400 y su cifra de negocios ha doblado hasta alcanzar los 75 millones de euros en 2012.

“Para nosotros esta agrupación es la plataforma ideal para encontrar a nuevos socios, para conocer novedades y para poder colocar nuevos productos en nuevos mercados”, afirma Erwin Stubenschrott, cofundador de KWB.

Cada año esta empresa invierte un 10% de su cifra de negocios en investigación e innovación. Se trata de una inversión que beneficia a todo el cluster.

“La agrupación nos ofrece buenos proyectos de cooperación, nos da una visión más global. Esto nos permite tomar decisiones estratégicas de cara a nuevos productos”, añade Stubenschrott.

“Otras 160 empresas pertenecen a este cluster que ha sido uno de los pocos capaces de conseguir el Sello de Oro en Excelencia de gestión de agrupaciones de empresas”, explica Serge Rombi.

La tasa de crecimiento medio de las empresas que pertenecen a este cluster supera el 18%, casi el doble de la media del mercado. Unos resultados alcanzados gracias a los servicios de la agrupación tanto para definir estrategias como para obtener financiación o para innovar en el sector de las tecnologías verdes.

“Por ejemplo Eco World Styria ha ayudado a una compañía a desarrollar un nuevo colector solar térmico casi invisible en el tejado y también está ayudando a empresas a desarrollar la primera fermentación de vino con ayuda de energía solar”, explica Bernhard Puttinger, de Eco World Styria.

Creado en 2005, Eco World Styria no se limita al mercado europeo por ello ha firmado varios acuerdos con otros clusters de todo el mundo.

“Las compañías en nuestra agrupación exportan casi el 90% de sus productos . Empezamos muy pronto a colaborar con clusters en Dinamarca, China o Estados Unidos”, añade Puttinger.

“Las llaves del éxito para una empresa que pertenece a un cluster son la sinceridad y la honestidad además de participar activamente en una red de colaboraciones”, afirma Erwin Stubenschrott.