Última hora

Última hora

¡Gato por liebre, equino por vacuno!

Leyendo ahora:

¡Gato por liebre, equino por vacuno!

Tamaño de texto Aa Aa

No hay riesgo para la salud pero el escándalo alcanza grandes proporciones. Tenía que haber ternera pero era carne de caballo.

Findus ha retirado varios de sus productos de los supermercados franceses al conocerse este caso de presunto fraude alimentario. La empresa imputa la responsabilidad a su proveedor local, Comigel, que su vez contrató a un suministrador de Luxemburgo, la compañía Tavola.

“¿Quién tiene la culpa?¿Quién ha cometido un fraude? Sólo con una investigación y con sus conclusiones, podremos imponer sanciones”, señala uno de los responsables del ministerio de Agricultura francés, Guillaume Garot.

Suecia, Irlanda y el Reino Unido detectaron las primeras hamburguesas con carne de caballo, con proveedores polacos y rumanos en el punto de mira.

En las calles del Reino Unido no salen de su asombro: “No sabemos de dónde vinieron los caballos, si murieron por causas naturales o por enfermedad. Nada. Metieron la carne (de caballo) esperando que todos la cogieran y se la comieran”, dice una mujer. Un hombre añade: “Si pudiéramos comer caballo, sabe, los carniceros venderían su carne. Y eso te da qué pensar. No hay controles suficientes”.

El estupor es máximo, sobretodo en las Islas Británicas, en donde los caballos son venerados y comer su carne es casi un sacrilegio.

En España, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) también ha detectado carne de equino en las hamburguesas de dos cadenas de supermercados, Alipende (Ahorramás) y Eroski.

Eroski, que retiró el producto como medida preventiva, ha certificado en estas últimas horas que en las hamburguesas que distribuye actualmente “no hay rastros de carne de caballo”.