Última hora

Última hora

Italia: la crisis de las PYMES

Leyendo ahora:

Italia: la crisis de las PYMES

Tamaño de texto Aa Aa

Las PYMES son uno de los ejes de la economía italiana, y están en plena crisis. Al próximo Gobierno corresponderá impulsar un sector clave para el país. Para entender mejor la situación hemos viajado a Módena, donde el terremoto del pasado mayo ha agravado una situación ya difícil.
 
En mayo de 2012, una serie de terremotos sacudió el norte de Italia. La parte oriental de la región de Emilia-Romaña, una de las zonas más industrializadas del país, resultó especialmente afectada.
 
Además de causar 27 víctimas mortales, el terremoto agudizó la crisis de las PYMES, columna vertebral de la economía nacional.
 
La provincia de Módena sigue intentando levantar cabeza.
 
Luciano Galavotti y su mujer son empresarios y propietarios de un taller con 8 empleados que produce cilindros hidráulicos para importantes empresas italianas. El terremoto destruyó la nave donde trabajaban en Medolla. A la espera de una nueva, se han trasladado a Mirandola, donde nos ccomentan las complicaciones a las que se enfrentan los pequeños empresarios como ellos.
   
La industria de la automoción es una de las joyas de esta región, en la que florece una densa red de pequeñas y medianas empresas, con vocación marcadamente innovadora.
 
Margherita Russo enseña Política Económica en la Universidad de Módena y Reggio Emilia. Ella es el alma mater de “Officina Emilia” – museo-laboratorio de Módena destinado a promover el conocimiento de la realidad socio-económica y tecnológica de estos distritos industriales tan específicos:
 
“Tal vez la particularidad de este tejido productivo sea  la capacidad de responder a necesidades muy específicas en cualquier sector, desde la alta costura a la maquinaria de envasado, pasando por la industria del automóvil y la producción de equipamientos para la industria sanitaria” explica Russo.
 
Con cerca de 300 empleados, Bellco es una empresa líder en la fabricación de máquinas de diálisis.
 
La Emilia-Romaña no es sólo la tierra de los motores, la cerámica y la agroindustria, también es el paraíso del sector biomédico.
 
En Mirandola se encuentra el principal polo biomédico de Europa, el tercero a nivel mundial después del de Los Ángeles y Mineápolis.
 
 
En los años sesenta, un farmacéutico visionario puso la primera piedra. Hoy, el “plastic Valley” creado por Mario Veronesi consta de más de un centenar de empresas y tiene una facturación anual de unos ochocientos millones de euros.
 
El sector está sufriendo la crisis menos que otros, pero, como explica el presidente de Bellco, Antonio Leone, sigue habiendo problemas:
  
 
Antonio Leone. Presidente de Bellco:
“El principal problema es los retrasos en los pagos públicos. Hemos llegado a niveles intolerables. Por ejemplo, hemos recibimos pagos del Gobierno español que tal vez está en peor situación financiera que nosotros, pero salvo algunas sumas pequeñas, el sistema público italiano sigue debiéndonos sumas enormes. Los pequeños proveedores o los subcontratistas, que abundan en esta zona, también tienen problemas para obtener créditos para la reconstrucción de las zonas dañadas por el terremoto y tiene grandes problemas con los créditos que ahora tardan entre 300 y 500 días.”
 
En algunas regiones, la situación es más dramática. Las esperanzas residen en la correcta aplicación de la reciente directiva europea que limita los pagos atrasados​​.
 
Pero las cifras no dejan cabida al optimismo: el año pasado cerca de mil empresas cerraron cada día en Italia.
 
Vanni Ficcarelli, del sindicato CGIL:  
“El llamamiento que hacemos también a las empresas es que hagan lo posible para seguir manteniendo sus actividades de producción en nuestro territorio, pero desgraciadamente hay señales que nos indican que muchos empresarios no tienen planes para reabrir y por tanto añaden más daño al daño“ 

 
Las imágenes de estos quesos apilados y destruidos dieron la vuelta al mundo. Elogiado por Boccaccio a mediados del siglo XIV, el Parmigiano-Reggiano es el rey de los quesos y de la “Food Valley”, donde se elaboran entre otros, el vinagre balsámico y el jamón de Parma.
 
De las 600.000 piezas de queso dañadas durante el terremoto, algunas han podido ser recuperadas, otras han sido recicladas en crema. En cualquier caso, los daños calculados sobrepasan los 100 millones de euros.
 

Fausto Gobbini. Empleado:
“Estaba bajándome de estas dos grandes escaleras cuando levanté la vista y vi que los quesos se me caían encima. Después de tres semanas dieron el visto bueno para volver a trabajar, y me pareció una buena señal“ 

 
Para reanudar la actividad rápidamente, tras el terremoto el presidente Germano Tosi decidió seguir adelante con sus propios recursos.
 
Después comenzó la venta de Parmigiano-Reggiano “solidario”, en los supermercados y por internet para apoyar a las centrales lecheras afectadas.
 
  
Germano Tosi. Presidente de la Cooperativa Razionale Novese:

“Nuestro preocupación era cómo salir adelante después de lo sucedido, porque nuestro producto había salido mal parado, por eso pedimos inmediatamente ayudas y al principio nos pareció que los bancos estaban dispuestos a ayudarnos, pero después parece que ellos mismos tuvieron bastantes problemas. Lo cierto es que nuestra voluntad de levantar cabeza pese a todas las dificultades fue enorme, y la gente se mostró muy solidaria“ 

El terremoto sacudió la base productiva de la región, dañó cerca de diez mil empresas, con una estimación de daños salpicada por la polémica,  y aumentó el ejército de parados.
 
Según la Cámara de Comercio, 2013 será un año difícil, pero el millón de euros recaudado gracias a las compras solidarias para la cuarentena de centrales lecheras damnificadas por el terremoto, no deja de ser un buen augurio.