Última hora

Última hora

Inquietud en Rumanía por el escándalo de la carne de caballo

Leyendo ahora:

Inquietud en Rumanía por el escándalo de la carne de caballo

Tamaño de texto Aa Aa

 
 
Si hay un país que teme las consecuencias del escándalo de la carne de caballo ese es Rumanía.
 
De los mataderos rumanos salió la carne que apareció etiquetada como de vacuno, pero ellos niegan cualquier responsabilidad y piden que se busque al culpable en la compleja red de mayoristas europeos por la que circuló la carne.
 
El primer ministro rumano, Victor Ponta ha alertado de las consecuencias económicas que puede tener para el país un escándalo como este.
 
“Todos los europeos quieren saber qué es lo que comen dice. El año pasado perdimos el 30 por ciento de nuestra agricultura debido a la sequía. Pero si ahora no hacemos frente a esta crisis de credibilidad, podría convertirse en algo peor que la sequía” ha comentado Ponta.
 
Las autoridades rumanas no han encontrado ninguna irregularidad en los dos mataderos de donde salió la carne de equino encontrada en precocinados en Francia y el Reino Unido.
 
Paul Soneriu, director general de la compañía Carmolimp, explica que el año pasado su empresa exportó “tres cargamentos de carne de caballo a Holanda, en total, 60 toneladas”. “Esa carne, explica, fue vendida como carne de caballo y en el precio así venía claramente indicado. Nuestro socio pidió carne de caballo y eso es lo que recibió, con la documentación correspondiente”.
 
Según responsables rumanos de seguridad alimentaria, Rumanía produjo en 2012, 6300 toneladas de carne de caballo, mula y burro. El 97 por ciento se exportó a países europeos como Francia, Italia, Alemania o Bélgica.