Última hora

Última hora

Sobrevivir más allá de la guerra: MSF publica su informe sobre los refugiados sirios en el Líbano

Leyendo ahora:

Sobrevivir más allá de la guerra: MSF publica su informe sobre los refugiados sirios en el Líbano

Tamaño de texto Aa Aa

La mayoría de los sirios que huyen de la guerra ponen rumbo al Líbano. Actualmente, el País del Cedro acoge a cerca de 220 mil refugiados sirios, concentrados sobre todo en el Valle de la Bekaa.

Recientemente, Médicos sin Fronteras presentó su último informe sobre las condiciones de vida de esos refugiados. Hablaremos de sus conclusiones con Bruno Jochum, director general de la organización. Como verán en nuestro reportaje, sobrevivir más allá de la guerra es una misión extremadamente compleja.

Sobrevivir más allá de la guerra…una misión complicada para los refugiados sirios en el Líbano.

Las condiciones de vida son, en palabras de muchos de ellos, de indigencia total.
Una constatación que hace también Médicos Sin Fronteras en su informe publicado el pasado jueves, el segundo en ocho meses.

Más del 50 por ciento de las personas consultadas por la organización humanitaria están hospedadas en estructuras deficientes.

Además la inmensa mayoría no están preparados para afrontar el rigor del invierno y más del 40 por ciento no están aún en las listas del ACNUR, lo cual les deja fuera del reparto de vales de comida y otros derechos.

Las cifras que figuran en el mapa indican el número de refugiados sirios registrados en los países vecinos, es decir, en El Líbano, Irak, Jordania y Turquía.

En el Líbano son cerca de 220 mil, concentrados principalmente en el valle de la Bekaa.

Samia Gamal tiene 15 hijos. La guerra llevó a la familia a poner rumbo al Líbano, pero una vez en su destino, no reciben ningún tipo de asistencia.

Samia Gamal. Refugiada:
“Alquilamos esta tienda de campaña por cien dólares al mes. La tienda ya estaba aquí cuando llegamos. Reunimos el dinero y la alquilamos”

Dos de las hijas de Samia consiguen trabajar de vez en cuando, pero ese dinero no es suficiente para cubrir las necesidades cotidianas de toda la familia.

Samia Gamal:
“No compramos mucha comida, sólo pan y verduras. No podemos permitirnos cosas tan caras como pollo u otro tipo de carne. A veces sólo comemos una vez al día, si hay suerte dos, depende de lo que tengamos. Tomamos sobre todo arroz y sopa. Una carga de leña cuesta 150 dólares, y necesitamos dos al mes”

Al contrario que Jordania o Turquía, en el Líbano sigue sin haber campamentos de refugiados propiamente dichos.

Los recién llegados acuden a refugios colectivos inadecuados, como granjas, garajes, edificios en mal estado y escuelas abandonadas.

En el plano médico, la situación es crítica: más de la mitad de los refugiados interrogados por Médicos Sin Fronteras no tienen dinero para pagar un tratamiento contra las enfermedades crónicas.

Un Sirio que no se haya registrado como refugiado tiene que pagar el 100 por cien de los gastos para ser atendido. El problema es que el procedimiento puesto en marcha para registrarse como refugiado puede tardar de dos a tres meses. Hasta entonces, las familias sirias se tienen que valer por sí mismas para sobrevivir sin ayuda internacional.

Tenemos con nosotros al director general de
Médicos sin Fronteras. Bruno Jochum, buenos días.

Médicos sin Fronteras ha presentado recientemente su último informe sobre las condiciones de vida de los refugiados sirios en el Líbano, y la conclusión es que muchos de esos refugiados carecen de absolutamente todo. ¿Cómo explica el deterioro de la situación humanitaria?

Bruno Jochum:
Acabo de volver de una visita de varios días a nuestros equipos médicos en el valle de la Beeka y en Trípoli y lo que hemos constatado es un flujo cotidiano de familias con mujeres y niños que atraviesan la frontera y que, efectivamente, encuentran poca asistencia a su llegada, y se ven obligadas a arreglárselas por sus propios medios cuando además están huyendo de una zona de combate.

euronews:
Su informe refleja que muchos refugiados sirios ni siquiera están inscritos en el las listas de la ONU, ¿por qué?

Bruno Jochum:
Efectivamente, es paradójico. Es decir, por un lado, se les identifica con bastante rapidez a nivel de los ayuntamientos libaneses, sin embargo el proceso de registro para obtener el estatuto de refugiados lleva tiempo, mucho tiempo, hasta dos o tres meses, y el problema es que condiciona la mayoría de la asistencia que se les ofrece, y como pueden comprender, una familia con niños en pleno invierno no puede esperar todo ese tiempo.

Se debería poder asistir a esas personas de inmediato o en pocos días.

euronews:
Los refugiados sirios tienen que pagar una parte de sus gastos médicos, pero también tienen que pagar el alquiler de un apartamento, porque al contrario que en Jordania, o Turquía, el Líbano no ha dispuesto aún campamentos para los refugiados.
Si Beirút mantiene esta política, ¿cómo se puede mejorar la situación en su opinión?

Bruno Jochum:
La prioridad es efectivamente, que se pongan a disposición alojamientos colectivos como mínimo y campamentos si el flujo de población aumenta hasta tal punto que no hay otra solución.

Prácticamente el 50% de los refugiados en el Líbano tienen que pagar con su propio dinero sus habitaciones, apartamentos, etc. Y el 50% hacen lo que pueden, viven en edificios a medio construir, en granjas, en garajes, más o menos donde pueden, pero casi siempre en edificios sin ventanas, sin calefacción y con 10 o quince personas por habitación.

euronews:
Usted es un hombre de terreno. Ha estado presente en Somalia, Sudán y Afganistán. ¿Cómo analiza la crisis humana en Siria?

Bruno Jochum:
Creo que lo que más choca en un primer momento es el grado de violencia que muestran los beligerantes, y el hecho de que en varias ocasiones hayan atacado al personal médico y a los pacientes.

Por otra parte es importante recordar que estamos hablando de clases medias y clases populares que vivían tranquilamente hasta hace poco, y que ven como su mundo se desploma. Es gente como usted y como yo, que de pronto, tiene que huir de su casa y que necesita que la solidaridad internacional se despliegue rápidamente y que esté a la altura de sus propias necesidades.

euronews:
Bruno Jochum, Director general de Médicos Sin Fronteras, gracias por responder a nuestras preguntas.