Última hora

Última hora

Recortes en la sanidad: una medicina amarga para los italianos

Leyendo ahora:

Recortes en la sanidad: una medicina amarga para los italianos

Tamaño de texto Aa Aa

Tras el gobierno técnico, millones de italianos acuden a las urnas con preocupaciones como el futuro de la sanidad pública en mente.

Los recortes anunciados en varias regiones deficitarias desatan la alarma entre médicos y pacientes. Más detalles en nuestra edición especial Italia 2013.

La jornada comienza pronto en casa de Gina y Luigi. Para un enfermo de esclerosis lateral amiotrófica, y para quien le asiste, el ritual de la mañana es largo.

Gina y Luigi aún no se han acostumbrado a su nueva vida. Sólo han pasado seis meses desde que les confirmaron el diagnóstico. Luigi el deportista no consigue ahora dar más de dos pasos sin ayuda, no mueve el brazo izquierdo y respira con dificultad.

Sin embargo, aún no tiene derecho a la asistencia domiciliaria que se les proporciona sólo a los enfermos de esclerosis lateral que ya han sido sometidos a una traqueotomía.

Gina:
“Económicamente, esta enfermedad es desastrosa: ya no puedes hacer nada de lo que hacías antes. Si tenías un trabajo…lo pierdes. se acaba todo”

Luigi: “Más que nada tienes la sensación de ser un peso. Es decir, en cuanto llega la enfermedad, te conviertes en un peso para la sociedad. Es la principal sensación que tengo”

Hoy Luigi tiene una cita en el hospital. Aventurarse fuera de su casa es como una carrera de obstáculos. Especialmente en Roma, donde abundan las barreras arquitectónicas.

Gina ha conseguido que le presten una furgoneta para cargar las dos sillas de ruedas: una plegable, para los trayectos cortos, y otra más cómoda donde Luigi permanecerá varias horas.

Las dificultades de Gina y Luigi son comunes a las de algunos padres con hijos discapacitados, que se han manifestado frente al Palacio Montecitorio,
sede de la Cámara de Diputados.

El gasto sanitario medio de las familias italianas con miembros no autosuficientes ronda los 6.900 euros anuales.

Toni Nocchetti. Asociación Tutti a scuola:
“Estamos aquí porque todavía no hemos oído hablar de los problemas de los discapacitados en la campaña electoral. Se ha hablado de todo: de jugadores de fútbol, de alianzas, de dictaduras pasadas, de la improbable eliminación del impuesto sobre la propiedad, pero no hemos oído ni una palabra de ningún candidato sobre las discapacidades. Y sin embargo, es un asunto que concierne a tres millones de italianos”

El primer ministro saliente, Mario Monti, desató la polémica cuando dijo que el futuro de la cobertura sanitaria peligraba.

En 2011, la contribución pública a la sanidad fue el equivalente al 7,1% del PIB, menos que en Francia, Alemania y el Reino Unido. El problema es que la economía italiana crece demasiado poco desde hace demasiados años. Y el 75% de la sanidad se financia con fondos públicos.

Federico Spandonaro. Economista en CEIS:
“Ahora, con la deuda pública tal y como está es inconcebible que el sistema público pueda asumirlo todo sólo, que pueda garantizar todos los cuidados gratis a todos los ciudadanos. Creo que hay que encontrar otras formas de fiananciación para salvaguardar la universalidad, que es desde luego una gran conquista, pero hay que modernizar un poco el sistema”

En la región de Lacio, como en otras muchas, la sanidad absorbe gran parte del presupuesto. Pero los recortes podrían traducirse en graves daños colaterales.

En el Hospital San Felipe Neri dos de los departamentos estrella en la Italia central, la neuro y la cardio cirugía podrían verse obligados a cerrar.

Massimo Santini. Jefe del departamento de enfermedades cardiovasculares de San Felipe de Neri:
“En realidad, lo que ha habido es una falta de transparencia. Porque los verdaderos expertos médicos, los que están en el terreno, los que atienden y hablan con los pacientes, los que conocen perfectamente la problemática real del sistema, no han sido consultados. Como siempre, nos han impuesto una decisión técnica tomada más por financieros que por expertos en la sanidad”

A la espera de que sea elegido un nuevo consejo regional, los recortes de Lacio han sido suspendidos. Pero en los hospitales de la región han dejado de contratar, y los médicos se ven obligados a trabajar horas extra no remuneradas.

Además, las tarifas que no han sido puestas al día desde 1997, y eso se traduce en diferencias absurdas entre Lacio y otras regiones.

Maria Alessandra Mirri. departamento de Radioterapia de San Felipe Neri:
“En Lacio la radioterapia cuesta 600 euros, en Lombardía 9.000 euros. Por cada paciente de la región del Lacio que decide irse a Lombardía, la región le devuelve 9 mil euros, pero los gastos del viaje corren a cargo del paciente que además sufre el trauma de tener que viajar estando enfermo. El coste de todo esto es una locura”

euronews: ¿Por qué los pacientes de la región de Lacio van a Lombardía para la radioterapia?

M.A. Mirri: “Porque aquí hay lista de espera. Porque aunque ahora tenemos las máquinas adecuadas, carecemos de personal. Por esa razón, todas las máquinas de todos los centros de la región de Lacio rinden la mitad de lo que podrían rendir”

Volvemos a ver a Luigi en el departamento de pneumología. Ha venido a probar un ventilador que le ayudará a respirar mejor por la noche.

Por ahora no hay cura para su enfermedad. Pero una mejor coordinación entre las estructuras sociosanitarias de atención al paciente sería de gran ayuda para Gina y Luigi. Y para todas las personas que como ellos, luchan contra enfermedades extremadamente discapacitantes.