Última hora

Última hora

Monti el tecnócrata salta al ruedo político

Leyendo ahora:

Monti el tecnócrata salta al ruedo político

Tamaño de texto Aa Aa

Mario Monti. Primer ministro italiano saliente:
“Entro en política para darle un futuro a nuestros hijos. Y con veinte años de promesas y de mala gobernanza, la vieja política ha puesto en peligro a Italia. Me han llamado para tomar las decisiones que ellos no han tenido la valentía de tomar”

Noviembre de 2011. Italia, al borde de la quiebra, no tiene elección y recurre a un economista para formar un Gobierno de tecnócratas.

Mario Monti, excomisario europeo de Mercado Interior y después de Competencia, tiene una misión urgente: disminuir los tipos de la deuda soberana italiana. La semana precedente rozaron el 7%, el porcentaje fatídico que forzó el rescate de Portugal, Irlanda y Grecia.

Es el final de tres años y medio de Berlusconi y el principio de la era de los sacrificios.

El 4 de diciembre, Monti anuncia su plan de austeridad evaluado en 20 mil millones de euros hasta 2014.

Mario Monti. Primer ministro italiano:
“Al adoptar estas medidas, hemos pensado al mismo tiempo en la necesidad de crear las condiciones para el crecimiento en Italia”

Recortes presupuestarios y subidas de impuestos, principalmente sobre la propiedad inmobiliaria, forman parte de una serie de reformas difíciles de digerir, sobre todo, la de las pensiones. La ministra de Asuntos Sociales, Elsa Fornero, se viene abajo cuando le toca anunciarlas:

Mario Monti:
“Creo que quería decir sacrificios, como han comprendido, concluye Monti.”

En efecto, la edad mínima para jubilarse pasa de 65 a 66 años para los hombres, y de 60 a 62 para las mujeres, 66 en 2018.

Los años de cotización pasan de 40 a 42 para los hombres y a 41 para las mujeres.

Una medicina amarga y difícil de aceptar para los italianos, sobre todo porque el paro sube al 11,2%, un récord para el país, y el crecimiento no ha vuelto.

Italia sufre una recesión más profunda que lo previsto con 5 trimestres consecutivos de contracción del PIB.

La popularidad del primer ministro cae del
70% al 30%, justo cuando los rumores sobre una posible entrada en política del primer ministro se confirman.

Il Professore cede a la enorme presión de los empresarios italianos, pero también de los socios europeos de Italia y salta a la arena política con la intención de ocupar el espacio del centro.

Pero al hacerlo, pierde su estatuto de salvador imparcial y sobre todo, un Berlusconi que vuelve a hacer campaña, le acusa de ser la marioneta de Angela Merkel.

Tras salir de la sombra, el exprimer ministro promete suprimir, e incluso devolver, el odiado impuesto sobre la propiedad impuesto por Monti y brilla por su dominio de la comunicación política, un arte que domina.

Al contrario que Monti, mucho menos eficaz cuando se trata de pelearse en la arena política frente al populismo de Berlusconi.

Mario Monti:
“Mi predecesor, y él cree que también será mi sucesor, sigue haciendo promesas intentando comprar votos de los italianos con dinero de los italianos”

Pero, aún más sorprendente, también va a atacar a su adversario de centroizquierda, el correctísimo candidato del Partido democrático Pier Luigi Bersani, que sin embargo, apoyó las medidas de austeridad del Gobierno Monti:

Mario Monti:

“Bersani no está en una posición envidiable, porque es el líder de una coalición vinculada a la antigua política que prefiere ganar las elecciones metiendo en una coalición a muchos partidos con diferentes programas, y por tanto, con muchas contradicciones, y que está condenando al impás una vez más al Gobierno”

En su spot electoral Monti promete:

“Tenemos un plan, reformas radicales contra el despilfarro y la corrupción, menos parlamentarios, menos impuestos, menos gasto.
Los viejos partidos no pueden reformar Italia, nosotros sí. No votéis por el pasado, votad por el futuro”

Además del apoyo de una buena parte del establishment milanés, il Professore cuenta con el de los medios católicos y sus buenas relaciones con la Santa Sede.