Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Robots al trabajo


futuris

Robots al trabajo

El trabajo manual ralentiza la fabricación de muchos productos haciéndolos más caros. Las máquinas no pueden competir con el hombre y su flexibilidad, sin embargo estos nuevos robots que ven en 3D y entienden las órdenes del ser humano están a punto de dar un nuevo giro a la futura producción industrial. Un reportaje de Denis Loctier.

El empaquetado manual es tedioso y agotador. ¿Los robots pueden echarnos una mano?

Los ingenieros de la Universidad Técnica de Múnich están probando una centralita robotizada para el empaquetado automático de electrodomésticos.

Las tareas que no requieren mucha fuerza física siguen siendo responsabilidad de los humanos. Una cámara de vídeo controla la seguridad en el trabajo, mientras que un brazo robotizado manipula y embala los objetos pesados.

“El sistema es un prototipo que reconoce los objetos, como este equipo de TV, y además localiza su posición. Al localizar los objetos, el robot los selecciona y los coloca en su embalaje con total seguridad. Y si hubiera un problema, el trabajador puede intervenir para ayudar.” Nos explica Carola Zwicker que trabaja como ingeniero en la Universidad Técnica de Munich:

El robot puede manipular objetos de peso y formas diferentes, así que los fabricantes pueden utilizar el mismo sistema de embalaje para diferentes productos. Cada proceso de trabajo se puede modificar fácilmente utilizando una interfaz en el ordenador y un mando a distancia vocal.

Jürgen Blume es programador de robots en la Universidad Técnica de Munich plantea la ventaja siguiente: “El usuario final de esta tecnología no necesitará expertos para reprogramar el robot en la fábrica cada vez que haya un nuevo producto, y eso le hará ahorrar tiempo y dinero.”

Este proyecto de investigación de la Unión Europea pretende incrementar la productividad industrial uniendo el esfuerzo humano al trabajo seguro de un robot inteligente.

“El proyecto será una contribución importante para desarrollar mecanismos de agarre flexibles para robots y pretende además fomentar la colaboración entre el robot y el ser humano. También presenta un estilo de programación simple e intuitivo, abriendo nuevas posibilidades a la industria, asegura Carola Zwicker .

Estos módulos informáticos pueden combinarse y crear máquinas con diversas funcionalidades. El robot sabe como organizar una pila de baterías de coche, entiende expresiones y gestos, y es capaz de encontrar su camino en una habitación. Vemos estas pruebas en el laboratorio de la ciudad autríaca de Steyr.

Harald Bauer, ingeniero de robótica y sistemas adaptativos de la empresa PROFACTOR destaca que “el proyecto ha creado una serie de herramientas y capacidades robotizadas que pueden ser utilizadas para poner en marcha aplicaciones completamente nuevas de manera fácil e intuitiva.”

Ideados para la industria del automóvil, estos brazos robotizados son flexibles y modulables por lo que simplificarán la transición industrial de los motores tradicionales al motor eléctrico.

“El objetivo de este proyecto no consiste en remplazar a los trabajadores, sino más bien hacer que su trabajo sea lo más fácil y práctico posible. Y concluye el ingeniero Harald Bauer que al crear lugares de trabajo ergonómicos, se podrán prevenir problemas de espina dorsal y los trabajadores se librarán de las tareas más pesadas y tediosas.”

Selección del editor

siguiente artículo
Cuidado de ancianos y respeto a su intimidad

futuris

Cuidado de ancianos y respeto a su intimidad