Última hora

Última hora

Rusia acusa a una familia estadounidense de haber matado a su niño adoptado

Leyendo ahora:

Rusia acusa a una familia estadounidense de haber matado a su niño adoptado

Tamaño de texto Aa Aa

El pequeño Max murió el 21 de enero, con tan sólo tres años de edad en Texas.

Ahora desde Rusia, país de origen del niño, el defensor de los derechos del niño, el ministro de Asuntos Exteriores y el canal estatal de noticias han acusado a los padres adoptivos de haber asesinado a Maksim, como se llamaba originariamente. También sostienen que el niño fue drogado y pudo sufrir abusos.

En La Duma se ha guardado un minuto de silencio y se han lanzado acusaciones contra Estados Unidos.

“Desgraciadamente, la muerte de este niño no ha sido vista como una tragedia por los senadores y congresistas de Estados Unidos”, se lamentaba Olga Batalina, de la Comisión para familias, Mujeres y Niños. “Probablemente, no haya sido visto como una tragedia por nadie en este país. Y creo que nosotros, los miembros de La Duma, no debemos contemplar esto como si nada”.

Se trata del vigésimo niño adoptado que muere en Estados Unidos en los últimos 10 años y según Rusia, que desde el pasado diciembre ha prohibido cualquier adopción que sea solicitada por ciudadanos norteamericanos. Una decisión tomada en respuesta a la reciente Ley Magnitski, con la que Estados Unidos prohíbe la entrada a ciudadanos rusos que a juicio de este país hayan violado los Derechos Humanos.