Última hora

Última hora

Elecciones italianas: Gana la incertidumbre y la inestabilidad

Leyendo ahora:

Elecciones italianas: Gana la incertidumbre y la inestabilidad

Tamaño de texto Aa Aa

Cobertura en directo también en nuestra web: Refresque la página para seguir las últimas novedades

La coalición de centro-izquierda liderada por Pier Luigi Bersani está cerca de ganar las elecciones legislativas en Italia. Una victoria ajustada en la Cámara de los Diputados, con un 29,7% de los sufragios, un punto más que su rival directo, Silvio Berlusconi, y poco más de cuatro puntos sobre la sorpresa de las elecciones, el “Movimiento 5 Estrellas” de Beppe Grillo.

La victoria de Bersani en la Cámara Baja se podría ver empañada por una posible derrota en la Cámara Alta. El complicadísimo sistema electoral italiano puede haber beneficiado a la coalición de centro-derecha que, gracias a los llamados “premios de mayoría”, podría hacerse con los escaños necesarios para amargarle la victoria a la coalición liderada por el antiguo comunista.

Las primeras reacciones no se han hecho esperar. El líder de la coalición de Berlusconi, Angelino Alfano, ha dicho que los resultados estaban siendo muy positivos y que cualquier escenario es posible, incluso la victoria del Pueblo de la Libertad en el Senado.

La sorpresa de estas elecciones, Beppe Grillo, ha decidido intervenir en directo desde su blog. El cómico convertido en político ha dicho que “en poco más de 3 años el Movimiento 5 Estrellas ha conseguido un resultado excepcional” sin ser una coalición. Por otro lado ha criticado a Berlusconi y Bersani diciendo que “están acabados y que han llevado el país a la catástrofe”. Grillo ha asegurado que no pactará con ninguna de las dos coaliciones y que eso provocará que no puedan aguantar más de 6 o 7 meses.

El primer ministro saliente, Mario Monti, ha dado una breve rueda de prensa sobre las 22h45, hora central europea, en la que ha dicho sentirse muy satisfecho por los resultados de su coalición. El excomisario europeo ha justificado su derrota y ha afirmado que su proyecto es joven y que habían empezado desde cero. Monti ha añadido que han presentado un proyecto realista que mira hacia Europa y que se basa en los 15 meses de su mandato.
A modo de conclusión, el ex primer ministro italiano ha querido dejar claro que “los ‘premios de mayoría’ en el Senado son desproporcionados” y que dificultan la gobernabilidad del país, lo que fuerza a cambiar la ley electoral.

‘Los premios de mayoría’ pueden darle el control del Senado a la coalición de Berlusconi

El desencanto en la clase política y el mal tiempo han provocado un descenso considerable de la participación, que ha bajado unos 5 puntos en relación a las elecciones del 2008.

Con el 95% de los votos escrutados en el Senado, la coalición de centro-izquierda se haría con el control de la Cámara Alta, pero los llamados “premios de mayoría” que se aplican en cada región según las últimas estimaciones le pueden el control de la Cámara a la coalición de Silvio Berlusconi.

Bersani tiene por el momento el 31,7% de los sufragios. Su rival directo, Berlusconi, el 30,6%. En tercer lugar estaría el “Movimiento 5 Estrellas” de Beppe Grillo, con siete puntos menos, mientras que la coalición de Mario Monti se descalabra. Tan solo obtendría el 9% de votos.

Esta infografía muestra una estimación de cómo quedaría el Senado.

La estabilidad gubernamental depende del Senado. A falta de conocer los datos definitivos, las previsiones, imprecisas a nivel nacional, se vuelven más complejas a nivel regional. Ahí precisamente está la clave. Las últimas proyecciones de la televisión italiana LA7, dan al centro-derecha ventaja en las 3 regiones claves: Lombardía, Sicilia y Campania. Estos tres territorios, los más poblados de Italia, suman 127 senadores, lo que los convierte en imprescindibles para conquistar los 158 asientos que dan la mayoría de la Cámara Alta.

Bersani… ¿Un nuevo primer ministro sin poderes?

En la Cámara de los Diputados, la situación es otra. Con el 90% de los votos escrutados, la coalición de Pier Luigi Bersani conseguiría el 29,7% de los sufragios; la de Berlusconi obtendría el 28,9%; el “Movimiento 5 Estrellas” de Bepe Grillo, en tercera posición se quedaría bastante cerca con un 25,4% de los votos; y la coalición liderada por el tecnócrata Mario Monti, el 10,5%.

De seguir esta tendencia y cumplirse las útimas estimaciones, Pier Luigi Bersani podría hacerse con el 55% de los escaños de la Cámara Baja, lo que le convertiría en el futuro primer ministro para los próximos 5 años.

Un cargo que no le permitirá desarrollar su programa electoral, basado en la estabilidad presupuestaria, el empleo y el crecimiento, sin tener bajo llave el senado. Controlar la Cámara de los Diputados sin tener una mayoría en el Senado convierte al país practicamente en ingobernable ya que la Cámara Alta es la encargada de ratificar las leyes aprobadas en la Cámara Baja. Esa inestabilidad política convertiría a Bersani en un primer ministro sin capacidad de gobierno y puede obligar al presidente de la República, Giorgio Napolitano, a convocar nuevas elecciones en los próximos meses.

La incertidumbre desinfla los mercados

La incertidumbre política en Italia se ha traducido en los mercados financieros en subidas y caídas en los principales parqués de Europa. La bolsa de Milán ha llegado a alcanzar el 3% pero a medida que avanzaba la tarde y que Berlusconi iba ganando puntos en el Senado, los inversores se han ido retirando para cerrar con una subida del 0,73%

Las elecciones italianas no solo son importantes para el futuro político y económico del país sino también para Bruselas. Italia es la tercera economía de la eurozona y la recesión en la que está sumido el país sigue haciendo estragos. Su deuda pública ha alcanzado cotas difíciles de gestionar: 2 billones de euros, el 126% del PIB.

La Unión Europea, al igual que los inversores, teme que un pobre resultado de la coalición de Mario Monti, unido a un auge del “Movimiento 5 Estrellas” de Grillo, acabe con la estabilidad institucional y con las reformas emprendidas durante los últimos 15 meses por el excomisario europeo.

El descalabro de Monti

La sorpresa de esta campaña electoral ha sido el progresivo desencanto de los italianos con el primer ministro saliente. Mario Monti fue el salvavidas de Bruselas tras la crisis de deuda que vivió el país en el verano de 2011. La inestabilidad económica degeneró en una crisis política, como las que suele vivir Italia cada cierto tiempo, que acabó con el tercer mandato de Silvio Berlusconi. La aparición en escena de Monti, excomisario europeo de Competencia y antiguo consejero del omnipotente banco Goldman Sachs, tranquilizó inmediatamente a los mercados y estabilizó el convulso panorama institucional italiano.

Las reformas emprendidas por su Gobierno contentaron a Angela Merkel y reafirmaron su posición en la escena europea. La “marca Italia” empezó a crecer fuera de sus fronteras pero en el interior de ellas, la situación se vive de otra manera. La austeridad impuesta por Bruselas y desarrollada por Monti ha agravado el paro, hecho crecer la recesión y disparado el descontento social. Un descontento que se ha traducido en una campaña sobria y discreta y que se puede transformar en un pobre y casi insignificante resultado.

Poderoso Beppe Grillo

La estrella de estas elecciones legislativas ha sido el líder del “Movimiento 5 Estrellas”. El popular cómico al que sus detractores llaman político populista no solo ha revolucionado la campaña electoral en un país donde manda el espectáculo, también ha hecho temblar los cimientos de un sistema político anquilosado.

Grillo ha arrasado, desde la base, con el discurso político reinante y ha sabido convertir el descontento social y la indignación popular en una amenaza a los partidos tradicionales.

De hecho, nada en su proyecto se asemeja a los demás. En primer lugar, su organización no es un partido, sino un movimiento; sus representantes no son políticos, son profesionales de otros sectores de la sociedad; y él no es candidato, sino el líder de una maquinaria que está consiguiendo remover el ya de por si inestable panorama político e institucional italiano.


La clave está en el Senado

La Cámara Alta italiana está compuesta por 315 miembros pero el nuevo sistema electoral es tan complicado que suele dificultar la gobernabilidad del país. El Senado sigue dividido y todo se decide con los “premios de mayoría” que se dan al ganador de cada una de las regiones.

Bersani lo tiene complicado y si no consigue la mayoría tendrá que buscar alianzas. Una de sus opciones es pactar con la del primer ministro saliente, Mario Monti. Pero la situación está bastante complicada.

El tecnócrata, que ha gobernado Italia durante los últimos 15 meses, se ha desinflado en los últimos compases de la campaña. Sus débiles resultados muestran esa desilusión. Si a eso le unimos el auge de Beppe Grillo, Bersani lo tiene difícil.

El cómico convertido en político le puede cerrar las puertas de la estabilidad gubernamental al líder de centro-izquierda. El considerado por muchos como un populista ha tenido una fulgurante campaña, concentrando la indignación de la ciudadanía y avivando el descrédito en los políticos. Si los datos se confirman, Monti lo tendría muy complicado para acceder al Senado, lo que dificultaría aún más las opciones de Bersani de hacerse con el control de la Cámara Alta.

El sistema electoral del Senado es similar al de Estados Unidos. Si un candidato consigue la mayoría de los votos de una de las 20 regiones que componen el país se hará con los senadores de esa región. Las regiones más pobladas son las que más senadores aportan. La importancia de Lombardía, Sicilia y Catania pueden cambiar la balanza del lado de Berlusconi.

Una situación que ha generado más confusión tras las elecciones y que sitúa a la convulsa Italia frente a un incierto destino.

Puede seguir la cobertura en directo en nuestro streaming