Última hora

Última hora

El legado del papa Benedicto XVI

Leyendo ahora:

El legado del papa Benedicto XVI

Tamaño de texto Aa Aa

¿Qué papa habrá sido Benedicto XVI? ¿Qué herencia deja tras ocho años de Pontificado y una renuncia sorprendentemente moderna?

Cuando el cardenal Ratzinger fue elegido en 2005 se le considera un tradicionalista conservador que toma las riendas de la Iglesia Católica.

El antiguo profesor de Teología y Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la antigua Inquisición, fustigaba el relativismo y la secularización rampante de la sociedad hasta el punto de ganarse el apodo de “rotweiler de Dios”.

Primer papa alemán de los últimos mil años, Benedicto XVI que se llama a sí mismo “hijo de Alemania”, nunca llegó a abandonar del todo los hábitos de profesor. Algo que le costará la primera crisis de su Pontificado tras la lectura en 2006 en la universidad alemana de Regensburg de esta cita de un emperador bizantino: “Muéstrame qué es lo que Mahoma trajo de nuevo y encontrarás sólo cosas malignas e inhumanas, como su precepto de difundir con la espada la fe que predicaba”.

La cita provocó la cólera del mundo musulmán además de una serie de ataques contra iglesias católicas. El papa aseguró entonces lamentar que sus palabras hubiesen sido malinterpretadas. Su posterior viaje a Turquía fue considerado como un intento de conciliación con el Islam. Benedicto XVI rezó en la Mezquita Azul de Estambul pero no consiguió borrar la desconfianza que había creado con su gesto.

Con los judíos las relaciones del Pontífice también fueron complicadas. Oró ante el Muro de las Lamentaciones y se preguntó por qué Dios había guardado silencio durante el Holocausto. Pero autorizó también la vieja misa en latín que incluye una oración por la conversión de los judíos y levantó la excomunión de cuatro obispos tradicionalistas entre ellos el negacionista Richard Williamson. Un obispo que meses antes de ser excomulgado aseguró que los judíos eran los enemigos de Cristo y el Holocausto una falsedad.

En lo referente a la sociedad de hoy Benedicto XVI representa el inmovilismo. Durante un viaje a África en 2009 desata una gran polémica al afirmar ante los periodistas que lo acompañan que el uso del preservativo no es una solución contra el SIDA sino que, al contrario, agrava el problema.

Pero será sobre todo su gestión de los escándalos de pederastia, un problema heredado de su predecesor Juan Pablo II, lo que pesará sobre el Pontificado del papa alemán. Benedicto XVI pedirá varias veces perdón pero los culpables y sus encubridores no serán llevados ante la justicia. “Soy consciente de que todos hemos sentido vergüenza de los abusos sexuales de menores llevados a cabo por algunos clérigos y religiosos en este país. Lo siento mucho”, dijo el papa.

Por último, el papa dejará a su sucesor como herencia otro gran escándalo: la investigación de la fuga de documentos secretos del Vaticano conocida como “Vatileaks”.