Última hora

Última hora

La brecha urbanística que amenaza el muro de Berlín

Leyendo ahora:

La brecha urbanística que amenaza el muro de Berlín

Tamaño de texto Aa Aa

No se puede hablar de una victoria definitiva, pero al menos han ganado una batalla. De momento, el tramo más largo aún en pie del Muro de Berlín, no se toca.

Tras un fin de semana de protestas multitudinarias, la compañía que proyecta la construcción de dos edificios con un hotel y viviendas de lujo, buscará una solución alternativa con el Ayuntamiento del distrito para evitar el desmantelamiento de este monumento histórico hecho de hormigón pintarrajeado.

“Cuando caminas a lo largo de este muro sientes realmente lo que significa la división. La gente del este de Berlín pensaba que nunca más podría ver su río. Y creo simplemente que este muro no puede ser troceado y dividido en partes”, dice un manifestante.

El Ayuntamiento había impuesto al magnate constructor Maik Uwe Hinkel la necesidad de crear un pasillo de seguridad entre los rascacielos proyectados en esta cotizada zona, lo que supondría la fragmentación de este tramo único de 1.3 kilómetros de largo.

“Ahora habrá un debate público en la sesión del parlamento regional el 18 de marzo. Pero todas las opiniones serán útiles para evitar una brecha en este tramo del muro”, asegura Frank Schulz, representante de Los Verdes en el distrito.

A principios de los 90, artistas de todo el mundo estamparon en él sus creaciones y lo bautizaron como la East Side Gallery, una galería de arte al aire libre y una parada casi obligatoria para los turistas.

Arte anónimo como el autor que ha escrito estos días “No me gusta nuestra historia, pero por favor, no la destruyan”.