Última hora

Última hora

Una mano para recuperar la movilidad perdida

Leyendo ahora:

Una mano para recuperar la movilidad perdida

Tamaño de texto Aa Aa

Las enfermedades neurodegenerativas pueden resultar penosas con el paso de los años.

“Poco a poco, durante los últimos cinco o seis años, he perdido la movilidad en mi brazo izquierdo”, cuenta Lorenzo Rossi, enfermo de esclerosis múltiple. “Y ahora se está extendiendo al resto del cuerpo. Aún puedo mover todos mis músculos, pero me encuentro cada vez más débil”.

Este es Andrea Niutta, sufre esclerosis múltiple y ha pasado casi los últimos veinte años en una silla de ruedas. Ahora acude a una terapia de rehabilitación en el Hospital Valduce de Costa Masnaga, un pueblecito cerca de Milán. Ha aceptado probar un nuevo tipo de neuroprótesis desarrollado en Italia por un programa de investigación europeo.

“Estaba totalmente convencido de que no iba a tener problemas con el brazo derecho, pero he descubierto que estaba equivocado. Y Mundus, con su estimulación, ha conseguido mostrarme cómo optimizar la utilización de mi brazo derecho para una serie de pequeños movimientos”.

El proyecto Mundus ayuda a recuperar algo de control y autonomía en la vida diaria de personas con parálisis en los miembros superiores, como Andrea o Lorenzo. Una tecnología que se adapta al paciente.

“Mundus ha supuesto una experiencia importante, porque hemos podido analizar a fondo problemas de pacientes que desde un punto de vista sanitario son definidos como pacientes de nicho, porque no son millones de personas”, explica Franco Molteni, neurólogo y Jefe del Centro de rehabilitación del Hospital Valduce.” Pero las soluciones para estos pacientes, que son miles, contienen elementos que serán útiles para millones de personas”.

Se trata de un sistema modular compuesto por un exoesqueleto pasivo que, gracias a estimulación eléctrica, libera al brazo de su peso, ayudando a personas sin actividad muscular residual. Existen diferentes sistemas para percibir la intención del paciente, como la activación muscular o una cámara dirigida al ojo de la persona que mira la pantalla del ordenador.

“La recogida de la señal electromagnética se realiza por medio de electrodos en la superficie”, cuenta Alessandra Pedrocchi, bioengeniera directora del Proyecto Mundus.” Existe un sistema de filtro de la señal que permite controlar en tiempo real el grado de estimulación dado a los músculos del brazo, para que esta se haga de forma natural de acuerdo con la intención del sujeto”.

El programa también ha desarrollado un interfaz cerebral para quienes no pueden mover la cabeza. Lorenzo aún tiene movilidad en su brazo derecho. El proceso ha resultado muy duro. No quiere ni pensar en la posibilidad de convertirse en una persona dependiente. Y como ingeniero retirado, desea colaborar.

“El día en que esté disponible el prototipo para el brazo izquierdo me presentaré voluntario para repetir todos estos experimentos, y quizás en ese momento podremos ver claramente las diferencias entre un brazo casi completamente paralizado y otro que no lo está, que conserva todavía ciertas funciones”, asegura Rossi.” Esta será una buena forma de comparar y ayudar a los ingenieros y médicos que continuarán con este proyecto en el futuro”.

Beber, peinarse o encender una lámpara: Pequeños pero importantes gestos que muchas personas tendrán al alcance de la mano gracias a estas nuevas neuroprótesis.

http://www.mundus-project.eu