Última hora

Última hora

El Teatro Bolshói: una venganza con ácido que ya tiene culpables

Leyendo ahora:

El Teatro Bolshói: una venganza con ácido que ya tiene culpables

Tamaño de texto Aa Aa

Dejar a un famoso director teatral sin ojos podría ser el peor castigo.

Pero eso es lo que intentó hacer un bailarín a Serguéi Filin, el director artístico del eeatro de Bolshói de Moscú.

Tres personas participaron en el ataque con ácido: el conductor que les condujo al lugar de los hechos; el hombre de 35 años que le lanzó el ácido a la cara a Filin, y la persona que lo tramó todo, Pavel Dmitritchenko, un prestigoso bailarín y corista que había trabajado en varias ocasiones para su víctima.

Los tres se han declarado culpables tras ser detenidos.

“No me lo creo. Yo conozco a Pavel, porque trabajo en el Teatro. No, no, él es el bailarín solista en Bolshói.¿Por qué iba a arruinar su carrera?”, dice asombrada una trabajadora del Teatro Bolshói.

“Es algo desprecible. Nunca piensas que la gente que trabaja en el mundo del arte puede hacer algo así”, comenta un ciudadano.

La policía sospecha que el móvil podría haber sido el trato vejatorio que Filin habría dedicado a la novia del instigador, también bailarina.

Conjeturas en esta historia de egos dolidos y venganzas retorcidas, consumada el pasado diecisiete de enero, cuando un enmascarado que iba por la calle llamó por la espalda a su víctima, lanzándole un ácido que casi le deja ciego.