Última hora

Última hora

Hugo Chávez, genio y figura

Leyendo ahora:

Hugo Chávez, genio y figura

Tamaño de texto Aa Aa

Nacido en el seno de una familia humilde, Hugo Chávez se formó como soldado y como hombre en la Academia Militar de Venezuela, antes de estudiar Ciencias Políticas en la Universidad Simón Bolívar.

Sin embargo, nada hacía presagiar su futuro hasta que fundó el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR200), protagonista del fallido golpe de Estado contra el entonces presidente, Carlos Andrés Pérez. Hugo Chávez pasó dos años en la cárcel. Su carrera militar parecía finiquitada pero su popularidad crecía sin parar, especialmente entre los más pobres.

Inasequible al desaliento, Hugo Chávez, nunca se sintió derrotado, bien al contrario. En 1998, se presentó a las elecciones presidenciales con el Movimiento V República (Movimiento Quinta República) y ganó los comicios con un gran apoyo popular. Durante su investidura, juró el cargo con una Constitución que calificó de ‘moribunda’ y prometió cambios democráticos. Una Asamblea Constituyente reescribió la Carta Magna, y volvió a imponerse en los comicios del año 2000.

La caída de los precios del crudo fueron un varapalo para su proyecto. Algunos países acusaban a Chávez de no ser más que un dictador que hacía buenas migas con Ahmadinejad, Gaddafi o Fidel Castro… Aplaudido por sus políticas sociales y denostado por sus decisiones que, en opinión de la oposición, iban menoscabando los derechos políticos y la libertad de expresión.

Un clima de tensión que tampoco impidió a Chávez imponerse en las presidenciales del año pasado.

No obstante su enfermedad avanzaba y, antes de volver a Cuba para un último tratamiento a la desesperada, dejó los deberes bien hechos y cedió el poder a su mano derecha, el vicepresidente Nicolás Maduro, para garantizar la continuidad de su proyecto y de su obra.

Diana Negroponte: “Las relaciones con los inversores y compañías estadounidenses son esenciales para Venezuela”

Para hablar sobre la muerte de Hugo Chávez nos acompaña Diana Villiers Negroponte, analista política y mujer de John Negroponte, un importante diplomático que fue embajador estadounidense en Honduras durante la guerra contra el comunismo en Centroamérica.

Negroponte lleva años analizando la situación de América Latina para la Brookings Institution, uno de los más influyentes laboratorios de ideas de Washington.

Diana Negroponte:

“Hugo Chávez nunca fue amigo de Estados Unidos, le gustaba jugar con nosotros, amenazarnos y tratarnos de poder imperialista. Pero ahora, después de su muerte, tienes que reconocer que fue un hombre extraordinario. Para nosotros, lo importante es que la campaña electoral, que la Constitución estipula, tiene que ser limpia. La oposición y todos los candidatos que luchen por la presidencia tienen que poder competir en igualdad de condiciones. Lo que quiere decir que cada partido tiene que tener la misma presencia en los medios y que el partido que está en el Gobierno no puede monopolizar el tiempo mediático, dejando fragmentos a la oposición. Estados Unidos pide que haya una campaña justa”.

Los 14 años de Gobierno chavista dejan tras de si algunos datos macroeconómicos importantes. Además de tener una deuda pública inferior a la media europea, Chávez ha reducido la inflación en 10 puntos y el índice de pobreza en un 20%.

Diana Negroponte:

“El país se dirige hacia una seria crisis económica. Existe escasez de todo en las estanterías de las tiendas: poco arroz, poca leche, poco café. También las medicinas. Piezas de repuesto de maquinaria, electrónica, muebles.., de todo hay poco suministro. Así que Venezuela sabe que se enfrenta a un serio problema que el sucesor de Chávez tendrá que remediar. Y eso será muy difícil ya que en los últimos años Chávez ha utilizado los beneficios del petróleo, de la compañía nacional Petróleos de Venezuela (PDVSA) como una bolsa de dinero que distribuía entre sus seguidores. Este tiempo ya ha pasado y ahora el pueblo venezolano tendrá que pagar las consecuencias”.

Venezuela es un gigante energético. Según un informe de la compañía BP, el país sudamericano es el líder mundial en reservas de crudo. Unas reservas que equivalen al 18% de los recursos mundiales.

Diana Negroponte:

“Un líder populista necesita un eslogan, una idea que aglutine a sus seguidores. El anti-imperialismo y el discurso contra Estados Unidos les convenía. No es seguro que el sucesor de Chávez continúe con ese discurso porque el petróleo venezolano se vende a las refinerías estadounidenses. Venezuela necesita comprar comida a Estados Unidos, se quiera o no. Las relaciones con los inversores y compañías estadounidenses son esenciales para Venezuela, para que salga de la crisis económica. Se puede trabajar con un cierto porcentaje de retórica pero llega un punto en el que se tiene que ser realista. Y creo que después de Chávez, una dosis de realismo le vendría bien a Venezuela”.