Última hora

Última hora

Peter Turkson, un cardenal humilde y elocuente

Leyendo ahora:

Peter Turkson, un cardenal humilde y elocuente

Tamaño de texto Aa Aa

Nada predestinaba a Peter Turkson a codearse con la élite de la Iglesia Católica.
Turkson nació en Nsuta Wassaw, una localidad del oeste de Ghana, en 1948. En una humilde vivienda de dos habitaciones creció junto con sus nueve hermanos y hermanas. La gente de su pueblo lo recuerda. Aseguran que era un chico muy animado que tocaba la guitarra. Hoy muestran con orgullo algunas viejas fotografías.
Hijo de un carpintero católico y de una madre metodista, Turkson decide a los 13 años ingresar en un seminario.

Intelectual pero también atleta y músico, Peter Turkson destacará como alumno hasta el punto de ser enviado a Nueva York para seguir con sus estudios de Filosofía y Teología. Ordenado sacerdote en 1975, volverá como profesor al seminario en el que estudió de joven. Sus antiguos alumnos también lo recuerdan.
“Cuando éramos jóvenes sacerdotes y seminaristas queríamos escuchar a menudo lo que predicaba. Era humilde y elocuente”, explican.

En 1992 fue nombrado arzobispo de Cape Coast mientras preparaba un doctorado sobre las Sagradas Escrituras en el Vaticano. Presidente de la Conferencia Episcopal de Ghana, Turkson se convertirá muy rápido en una de las figuras más importantes del catolicismo en África. Poco más de una década después, será Juan Pablo II quien lo convierta en cardenal. Turkson compartía con el Pontífice sus puntos de vista conservadores sobre la familia, el aborto y la contracepción. En 2009, Benedicto XVI lo nombrará Presidente del Consejo Pontificio de Justicia y Paz.

Pero recientemente Turkson fue muy criticado tras describir la homosexualidad como un mal propio de la cultura occidental o tras llevar al Vaticano un vídeo que presenta al Islam como una amenaza para una Europa católica con bajas tasas de natalidad.