Última hora

Última hora

¿Transparencia vaticana?

Leyendo ahora:

¿Transparencia vaticana?

Tamaño de texto Aa Aa

La elección de un nuevo papa no había provocado nunca tanta incertidumbre en la historia reciente de la Iglesia Católica. La resaca de los escándalos que han sacudido el pontificado de Benedicto XVI han despertado la curiosidad de algunos de los cardenales electores, especialmente de los que vienen del otro lado del Atlántico.

Identificar los problemas y encontrar soluciones es su prioridad para que el nuevo Santo Padre ponga en marcha los cambios necesarios.

Sin embargo, el Vaticano ha liquidado el ejercicio de transparencia de los prelados estadounidenses tras dos días de comparecencias públicas: “Obviamente queremos saber y aprender todo cuanto podamos respecto a la gobernanza en el seno de la Iglesia y la Curia (Vaticana) es una parte. En consecuencia, ciertamente queremos debatir y aprender y continuaremos en tanto que los cardenales sientan que necesitan información”, señaló el arzobispo de Houston, Daniel Nicholas Di Nardo.

El caso es que el papa saliente ha vetado, al conjunto del Colegio Cardenalicio, el acceso al informe sobre el escándalo ‘Vatileaks’.

El expediente pasará a manos de su sucesor aunque los cardenales estadounidenses podrían haber tenido una fuente privilegiada, el arzobispo, Carlo Maria Viganò, embajador del Vaticano en Washington.

Viganò recriminó a Benedicto XVI su traslado desde Roma. A su juicio, una represalia por haber denunciado, hace ya dos años, la corrupción y el nepotismo que reinaban en la Santa Sede.

El caso es que los cardenales del Nuevo Mundo quieren terminar con todas las intrigas de una Iglesia Católica demasiado ‘europea’.

Un continente que representa sólo a una cuarta parte de los católicos del mundo.

Con 59 cardenales electores, los europeos constituyen más de la mitad de los miembros del cónclave y muchos apoyan las peticiones de los delegados estadounidenses.

El nuevo papa necesitará muchos apoyos de fuera del Viejo Continente para alcanzar los 77 votos que aseguran la fumata blanca.

Bajo la presión de las críticas, Benedicto XVI nombró en noviembre a seis cardenales no europeos. Un factor que podría jugar a favor de un candidato de los que no aparecen en las quinielas.

Fabio Zavattaro, antiguo periodista de l’Avvenire, principal periódico católico italiano, siguió todos los viajes papales desde 1983 para la Radio Televisión Italiana (RAI) y vivió la agonía de Juan Pablo II y el cónclave que supuso la elección de Benedicto XVI.

¿Qué opina de la actitud rebelde de una parte de los cardenales durante la congregación?¿Tendrán un peso más importante en esta inesperada elección de un nuevo papa?

Fabio Zavattaro, vaticanista:

“Creo que los cardenales quieren sobretodo comprender qué les espera, es decir quieren llegar a un acuerdo, saber cuáles serán las prioridades que la Iglesia y el papa tendrán que afrontar una vez que el sucesor de Benedicto XVI sea nombrado. Me parece que su objetivo es entender bien los problemas a los que tendrán que enfrentarse. Y es que sólamente si obtienen una respuesta a estos importantes interrogantes, sólo entonces podrán decir quién será el más idóneo para encontrar soluciones”.

Fabien Farge, euronews:

La Iglesia se enfrenta a multitud de retos. ¿Cómo puede esta Iglesia avanzar en el mundo actual?

Fabio Zavattaro:

“Creo que actualmente hace falta un papa que reúna a la vez, el carácter pastoral tradicional (por ejemplo) de Karol Wojtiwa, y la capacidad intelectual de Benedicto XVI. Un papa que sepa situarse bien (entre la Curia) y que al mismo tiempo abra el debate dando sentido a aquellos valores que han quedado al margen. Como cuando Benedicto XVI quiso dar vida a esta nueva idea de evangelización, porque en Europa, en el Viejo Continente, hay una distancia que debe salvarse y superarse. Y creo que la Congregación General tendrá este punto de vista”.

euronews:

Entre los recientes nombramientos de cardenales por parte de Benedicto XVI, en noviembre, vemos que no hay ningún italiano pero sí un nigeriano, John Onaiyekan, que figura entre los papables. ¿Se trata de una señal?

Fabio Zavattaro:

“Por supuesto que se trata de una señal de la Iglesia que con Pablo VI y con el Concilio (Vaticano II) quiso abrirse al mundo. Hay una imagen que siempre me gusta recordar. Cuando Juan XXIII abrió el Concilio, en el interior de la Basílica (de San Pedro), la Iglesia todavía estaba circunscrita a sus muros. Pablo VI hizo la misa de cierre del Concilio en la Plaza de San Pedro. Una Iglesia que se abre al mundo. Y creo que es una buena señal que haya un papable africano en las quinielas. Entre otros, el cardenal Onaiyekan, arzobispo de Abuja en Nigeria, en donde como sabemos los cristianos viven una situación difícil. Benedicto XVI ha lanzado una señal inequívoca a la Iglesia”.

euronews:

¿Tiene un favorito?

Fabio Zavattaro:

“Tengo muchos favoritos. Hay cardenales que vienen de los países centroeuropeos. Podría citar dos nombres como Schönborn y Erdö. Otros vienen de América Latina, Scherer o Norberto Rivera Carrera, el arzobispo primado de México. Yo, realmente no veo a los italianos en primera línea pero seguro que los cardenales Scola o Ravasi son dos personas a tener en cuenta”.

euronews:

Grazie mille.