Última hora

Última hora

Cartografía de la epidemia de Harlem Shake

Leyendo ahora:

Cartografía de la epidemia de Harlem Shake

Tamaño de texto Aa Aa

El virus se generó en los años ’80 en Nueva York. La culpa fue de un aficionado al baloncesto con unas copas de más.

A finales de enero de este año el famoso video-bloguero ‘Flilthy Frank’ subió su propia versión a YouTube. El contagioso virus pasó a unos estudiantes australianos.

Ahora está en todos lados.

Al principio el Harlem Shake se llamaba “Al B” por Albert Boyce, que ejecutaba esta danza en los descansos de los partidos de basket en Rucker Park, una mítica cancha del barrio neoyorkino de Harlem.

Su estilo desmadejado se debía en parte a una generosa afición al alcohol. El “Al B” se fue haciendo con una legión de seguidores en Harlem y pronto alcanzó los barrios vecinos.

Cuando este baile se expandió adquirió su nombre actual, Harlem Shake (shake = agitado). Continuó siendo un fenómeno local hasta 2001, cuando un artista de hip-hop lo incluyó en un video-clip.

Lento, pero seguro, el virus incubado al norte de Nueva York se fue haciendo un hueco entre nosotros hasta que ¡BUM! Filthy Frank lo subió a YouTube con la machacona música del DJ estadounidense Baauer, que llevaba publicada sin demasiado éxito desde agosto de 2012.

El extraño video de Filthy Frank llamó la atención de unos estudiantes australianos que sentaron las bases del género.

El guión más ortodoxo, instaurado por estos jóvenes, comienza por un bailarín solitario en medio de un público que le ignora y termina invariablemente con todo el mundo agitándose frenéticamente tras un burdo corte.

En los países árabes el Harlem Shake se ha convertido en todo un fenómeno. En muchas ocasiones la juventud de los países árabes lo está utilizando como un desafío a la ortodoxia religiosa. (Ver en el mapa el baile en El Cairo, frente a la sede de los Hermanos Musulmanes. Los jóvenes del instituto tunecino han sido atacados por grupos salafistas).

Las variantes son infinitas y el contagio del virus parece imparable.

(Ampliar)