Última hora

Última hora

La difícil relación de la prensa y el chavismo

Leyendo ahora:

La difícil relación de la prensa y el chavismo

Tamaño de texto Aa Aa

Desde que murió Hugo Chávez la policía hace guardia delante de la entrada de la sede de ‘Globovisión’: la única cadena de televisión opositora al régimen chavista. Más sensibles que nunca, muchos partidarios del presidente bolivariano, han decidido plantarle cara a la cadena. Por traidores y mentirosos, dicen.

La dirección de ‘Globovisión’ ya se ha acostumbrado a estos ataques. La redactora jefe, Elsy Barroeta, afirma que además de las protestas de espontáneos, a veces, sus spónsors han sido presionados por el gobierno y los dueños han recibido amenazas: “Condenarnos y de alguna manera […] provocar que la opinión pública nos condene e incluso nos ataque físicamente como realmente ha ocurrido […] es una presión muy fuerte, tal vez una de las peores. Porque nosotros vamos todos los días a la calle.”

El reportero Derek Blanco sufrió una agresión en una ocasión, cuando cubría un evento en la Asamblea Nacional en Caracas: “Al ver solamente la chamiza de mi cámarografo que tenía la chapa de Globovisión nos rodearon y no íbamos ni siquiera a entrevistarlos . De hecho, ellos estaban allí por otro motivo, haciendo una protesta, y nos intentaron incluso quitar la cámara y la situación fue bastante tensa porque empezaron a lanzar golpes y eran más o menos cincuenta personas contra dos.”

Una de las caras más oscuras del chavismo es su relación con la prensa. En poco más de una década han desaparecido practicamente todas las voces críticas con el oficialismo, con el cierre o la compra de decenas de emisoras de radio y de televisión. ‘Globovisión’ es la última cadena rebelde pero, ¿por cuánto tiempo?