Última hora

Última hora

Cáritas, la otra cara de la iglesia en el mundo

Leyendo ahora:

Cáritas, la otra cara de la iglesia en el mundo

Tamaño de texto Aa Aa

La pobreza es otra de las caras de la iglesia católica. Su institución más conocida es Cáritas, que se dedica a tareas sociales para los más desfavorecidos. Euronews ha visitado este recinto de Roma, donde se sirven medio millar de comidas diarias y están disponibles un centenar de camas. En todo Italia, hay casi tres mil centros como este y, en todo el mundo, esta función caritativa llega a cerca de doscientos países. Desde aquí, sus responsables tiene su propia visión de la iglesia.

“Actualmente, a mí me parece que la gente siente una mayor necesidad de ética, una necesidad de profundizar en su interior”, explicó el padre Enrico que trabaja en el centro romano. “Mucha gente habla de conceptos como una mayor fe, ética, compromiso social, respeto por los otros. Pero les resulta difícil abordar estos temas y relacionarlos con Dios, porque no es algo a lo que estén habituados”.

En los centros italianos de Cáritas, menos del treinta por ciento de las personas acogidas son del país y más de un sesenta por ciento están en paro. Con la crisis han aumentado todo tipo de orígenes, aunque siguen predominando los inmigrantes como ha ocurrido en los últimos años.

“Si el Papa es africano, estaremos con él porque esto le dará más fuerza a África que es la cuna de la humanidad”, recordó Michael Desiré, refugiado político de Costa de Marfil.

Cáritas se fundó en la segunda mitad del siglo XIX en Alemania. Pero, en el umbral del siglo XX, ya adquirió dimensión internacional. En 1971, Pablo VI le otorgó carácter de repesentación oficial para todas las obras caritativas y ante las Naciones Unidas.

“Más allá de la Ciudad del Vaticano y el Cónclave, hay otro tipo de iglesia. Una iglesia en la cual curas y voluntarios trabajan cada día para ayudar a los más necesitados. Pero, a menudo, este tipo de trabajo de este otro tipo de iglesia no se traduce en un incremento de las conversiones”. Simona Volta, Roma, Euronews.