Última hora

Última hora

Un nuevo papa, una nueva esperanza

Leyendo ahora:

Un nuevo papa, una nueva esperanza

Tamaño de texto Aa Aa

La elección del nuevo papa Francisco, genera expectativas en cualquier rincón del mundo. Como en Estambul, donde vive Cemal Uşak, un intelectual musulmán que desde siempre ha tratado de robustecer los puentes culturales entre musulmanes, cristianos y judíos.

“Un nuevo papa, una nueva esperanza”, nos resume durante la entrevista mantenida con Euronews:

“El Papa Juan Pablo III estaba muy abierto al diálogo, especialmente con los musulmanes. El cardenal Ratzinger, que posteriormente fue el Papa Benedicto XVI, fue justo lo contrario. Estaba cerrado. Podemos decir que el diálogo entre musulmanes y cristianos, y otras religiones en los tiempos del anterior Papa, era casi igual a cero. El nuevo Papa es jesuita. Es la primera vez, y es una decisión revolucionaria del Vaticano. Los jesuitas están activos en todo el mundo, y naturalmente, están abiertos al diálogo desde hace 200 años.
Por lo tanto creo que este nuevo Papa es una oportunidad para los musulmanes, para otras comunidades religiosas, y también para la humanidad y la paz mundial.”

El papa Benedicto XVI mantuvo relaciones difíciles con los musulmanes, sobre todo desde el discurso que pronunció en 2006 en Ratisbona, sur de Alemania, en el cual se atisbaba una asociación entre islam y violencia.

Tras la fumata blanca, la Organización para la Cooperación Islámica, que reúne a 57 países musulmanes, expresó su deseo de que haya una “reconciliación histórica” entre las dos grandes religiones monoteístas.

De momento, el Papa Francisco ha manifestado por carta su intención de contribuir al “progreso de las relaciones entre judíos y católicos”.