Última hora

Última hora

¡ No me estafe por favor !

Leyendo ahora:

¡ No me estafe por favor !

Tamaño de texto Aa Aa

Esta semana “Right On” nos explica qué son las “prácticas comerciales desleales”, cómo podemos distinguirlas, evitarlas y en último término, denunciarlas.

La reportera de Euronews Monica Pinna ha viajado a Milán y ha entrevistado a un cliente estafado Giorgio Nobili, a un portavoz de la asociación de consumidores Altroconsumo, y a Roberto La Pira, autor de libros sobre la protección del consumidor, periodista y director de la revista “Il fatto alimentare”

Monica Pinna: “Se las conoce como ‘prácticas comerciales desleales’. Algunas de ellas son evidentes como los remedios milagrosos, por ejemplo. Otras, son utilizadas en lugares en dónde no las esperamos: en préstamos bancarios, promociones demasiado buenas por ser ciertas.
Hemos venido a Italia para entender cómo podemos distinguir este tipo de fraudes y evitar estas prácticas “.

Giorgio Nobili, cliente estafado: “Cuando compré el ordenador nadie me dijo que los productos en Europa tienen una garantía gratuita de dos años. El vendedor me dijo que mi equipo sólo tenía un año de garantía”.

900.000 euros de multa por prácticas comerciales abusivas, ésta fue la sanción impuesta al gigante estadounidense Apple a finales de 2011 en Italia. Esta práctica sigue generando controversia, ya que la empresa no ha cambiado su política comercial en el resto de Europa.

Apple no da a los clientes suficiente información sobre su extensión de garantía AppleCare. No se menciona la existencia de la garantía legal de dos años en la Unión Europea. Se hace creer que sólo es un año, con lo que algunos consumidores compran la garantía de Apple, perdiendo un año gratuito de garantía previsto en el Código del Consumidor. En Milán, hablamos con con Giorgio Nobili, uno de los consumidores que cayeron en la trampa.

Giorgio Nobili: “Fui a una tienda de Apple a echar un vistazo a los productos, y compré un ordenador portátil y un ordenador de sobremesa. El vendedor me dijo que ambos artículos tenían una garantía de un año, pero que esto podría ser ampliado a tres años si compraba el plan AppleCare, que me costó un extra de 400 euros “.

Giorgio compró dos ordenadores en noviembre de 2011, un mes antes de que el grupo recibise esta primera multa. Decidió demandar a Apple y está a la espera de la sentencia con la esperanza de que se le devuelva el dinero.

Giorgio Nobili: “Como Apple es una empresa tan grande, no me esperaba ser timado. Pensé que lo que se me dijo era verdad, por lo que firmé y acabé pagando mucho más de lo que debería de haber pagado. Me siento como que he hecho el tonto, engañado y estafado “.

Las asociaciones de consumidores desempeñan un papel importante en la lucha contra estas prácticas comerciales desleales. Reciben las quejas y las tramitan a la Autoridad italiana de la Competencia. El caso de Apple se resolvió gracias a la perseverancia de Altroconsumo:

Marco Pierani, Altroconsumo: “Apple ha tenido que modificar la información contenida en su sitio web, donde no se menciona la garantía de dos años gratuita, y también ha tenido que modificar las directrices que se les da a los vendedores”.

Monica Pinna: “La Directiva Europea describe dos categorías principales de las prácticas comerciales desleales: agresivas y engañosas. Éstas últimas, a través de acciones y omisiones, empujan a que el consumidor medio tome decisiones que no hubiese tomado de otro modo. La publicidad engañosa es un buen ejemplo.

Un Italia, un anuncio de la empresa Danone que se emitió en varias televisiones italianas entre febrero de 2010 y junio de 2012 mostraba esta publicidad engañosa. La Autoridad italiana condenó a Danone a una multa de 170.000 euros. Roberto La Pira, autor de libros sobre la protección del consumidor, periodista y director de la revista “Il fatto alimentare”, explica el por qué:

“Éste es un ejemplo típico de publicidad engañosa, ya que mezcla datos científicos que no han sido probados y que pueden confundir a los consumidores. Se dice que el 50% de las mujeres no toman suficiente calcio, pero eso no es cierto. Dice que la dieta por sí sóla no puede proveer la cantidad de calcio necesaria, pero eso no es totalmente cierto. El problema es que el anuncio se emitió durante dos años, y la gente se lo creyó. Fue censurado, pero nadie ha dado información sobre ello, ni los periódicos ni en otros medios. Por tanto, el spot ha sido un éxito”.

Cualquier sector económico utiliza prácticas comerciales desleales, incluso empresas que nunca hubiese sospechado. En otro anuncio, Fiat afirmaba que con la compra de un coche, podría ahorrar mucho dinero en combustible. Pero, no era exactamente así. Fiat fue multada por la Autoridad a pagar 200.000 euros. Incluso Trenitalia (el principal operador de trenes en Italia, propiedad del gobierno) ha sido sancionado, por promover billetes de 9 euros que casi nadie podía encontrar.

Roberto La Pira: “No se habla mucho acerca de la publicidad engañosa, porque, en realidad, es un gran negocio. El 90% de las grandes empresas han sido multadas por lo menos una vez. Un ejemplo típico son las empresas de telecomunicaciones. Las compañías teléfonicas han sido sancionadas al menos un centenar de veces. No juegan limpio, pero continúan las mismas prácticas, ya que estas multas están incluidas en sus presupuestos”.

La publicidad engañosa es sólo una gota en el océano
entre las prácticas comerciales desleales. La venta a domicilio, por ejemplo, puede fácilmente convertirse en una práctica agresiva. La Directiva Europea ha elaborado una lista negra con una treintena de prácticas abusivas, y por tanto ilegales.

La Directiva, adoptada en 2005, ha sustituido varios volúmenes existentes de legislación nacional por un conjunto único de normas comunes que protege los derechos de los consumidores. Estos días ha sido adoptado el primer informe sobre la aplicación de la Directiva. El siguiente paso, reforzar su aplicación

Marco Pierani, Altroconsumo: “Cada país europeo se basa en organismo diferente a la hora de aplicar la Directiva sobre prácticas comerciales desleales. El problema es comunicar las decisiones eficientes y eficaces a tiempo y que sean aplicadas en todos los países miembros”.

La ley existe. El objetivo, ahora es armonizar su aplicación con el fin de evitar sorpresas desagradables.