Última hora

Última hora

El presidente bielorruso, acusado de autoritarismo, niega que pretenda traspasar el poder a sus familiares.

Leyendo ahora:

El presidente bielorruso, acusado de autoritarismo, niega que pretenda traspasar el poder a sus familiares.

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, volvió a defenderse ayer en una entrevista concedida a la televisión Russia Today de quienes le acusan de autoritarismo.

El dirigente, considerado por muchos el último dictador de Europa, descartó que fuera a entregar el mando del país a ningún familiar.

“Nunca pienso en esos términos, para ser sincero. Juro que nunca pasaré el poder a mis familiares, a mi familia política o a mis hijos. Eso está fuera de toda duda”, aseguró.

El presidente bielorruso salió así al paso tras los rumores crecientes de que pretende hacer de su hijo Kolai Lukashenko, de tan solo siete años, su heredero político.

Pero en la entrevista el dirigente también dejó otras declaraciones de lógica dudosa sobre la homosexualidad.

“Perdono a las mujeres por ser lesbianas. Pero no perdonaré a los hombres por ser homosexuales, nunca en mi vida”, afirmó.

“¿Por qué? Porque una mujer solo se hace lesbiana cuando nosotros, los hombres, somos unos miserables”, atajó.

La falta de libertades en Bielorrusia ha sido muy criticada en Europa y Estados Unidos desde hace varios años.

No obstante, la alianza de Lukashenko con Gobiernos como el iraní o el venezolano preocupan tanto o más a las potencias occidentales.