Última hora

Última hora

El pánico crece en Chipre

Leyendo ahora:

El pánico crece en Chipre

Tamaño de texto Aa Aa

En Nicosia se multiplican las historias de personas que se han quedado sin dinero en el bolsillo.

Cada vez funcionan menos cajeros automáticos y los comerciantes no quieren aceptar cheques ni tarjetas de crédito.

La amenaza de la bancarrota, si el Parlamento chipriota no llega a un acuerdo que convenza a sus socios europeos, alimenta el pánico de cada vez más ciudadanos, que desconfían de todo y de todos:

“Me siento tan cabreada e histérica. Porque creo que los políticos nos están mintiendo…sólo dicen mentiras”, dice una vecina de Nicosia.

“Nadie sabe realmente lo que está pasando. Sólo sabemos lo que nos llega de las noticias. Pero no sabemos lo que los otros quieren de Chipre o lo que realmente los chipriotas queremos para nosotros mismos. Todo el mundo está confundido”, comenta otro ciudadano.

Los medios de comunicación hablan de soluciones variopintas, alimentando la angustia y el desconcierto de la gente.

El sistema financiero de la isla supone siete veces la riqueza nacional. Irlanda, con menor desproporción, también lo pagó caro.

Los chipriotas saben ahora mejor que nunca, que el dinero igual que llegó puede irse a otro lugar, o incluso peor, evaporarse.