Última hora

Última hora

La economía, factor clave en las relaciones entre Moscú y Pekín

Leyendo ahora:

La economía, factor clave en las relaciones entre Moscú y Pekín

Tamaño de texto Aa Aa

Hace cerca de un año que los dirigentes chino y ruso no se reunían oficialmente. Para Vladimir Putin fue en junio de 2012, menos de un mes después de asumir sus funciones.

Hoy, el presidente chino ha cambiado, pero el hecho de que Rusia sea el destino de su primera visita al extranjero, refleja la voluntad de proseguir la asociación privilegiada entre los dos países.

Una sintonía que ya han mostrado recientemente en la escena internacional con la cuestión siria y el veto reiterado varias veces por Moscú y Pekín a una intervención. Sólos ante los demás, se ha llegado incluso a hablar de atmósfera de guerra fría.

Pero en estas relaciones lo que más pesa es el componente económico. Los dos antiguos rivales intentan desde hace décadas reforzar sus vínculos manteniendo eso sí una cierta desconfianza….

Moscú y Pekín no caminan al mismo ritmo. China refuerza su potencia. En 2012, su PIB aumentó un 7,5%, un 4% más que el de Rusia que ahora está estancado.

Las últimas décadas han estado marcadas por los intercambios comerciales. Moscú ha suministrado tecnología militar y espacial y petróleo a Pekín y ha importado masivamente productos de consumo chino.

Intercambios que se han multiplicado por 14 en 20 años y que alcanzaron el año pasado la cifra récord de 68 mil millones de euros. El objetivo de los dos países es llegar a 77 mil millones de aquí a 2015.

Pero además, Rusia persigue otro objetivo:extender su influencia en Pekín en el ámbito de los hidrocarburos para diversificar sus entregas fuera de Europa. Su meta es duplicar el suministro anual de petróleo del gigante Rosneft que se eleva actualmente a 15 millones de toneladas.

También contempla enviar a China cerca de 70 mil millones de metros cúbicos de gas de aquí a 30 años.

En pocos años, China ha pasado de ser la fábrica del mundo a ser uno de los principales motores del crecimiento mundial. Pero sus relaciones con las grandes potencias, y no sólo de Asia, son complicadas. Otro factor que hace que los intereses de Pekín y Moscú estén hoy más cerca que nunca..