Última hora

Última hora

Noruz Bairán la fiesta del año nuevo en Azerbaiyán

Leyendo ahora:

Noruz Bairán la fiesta del año nuevo en Azerbaiyán

Tamaño de texto Aa Aa

Con la llegada de la primavera, Azerbaiyán celebra la fiesta de Noruz Bairán : el triunfo de la luz.

Comienza el año nuevo del calendario persa, y en Azarbaiyán resurgen con fuerza las antiguas tradiciones presevadas durante siglos

Noruz, que quiere decir el “nuevo día”, coincide con el equinoccio de la primavera y se celebra también en Irán y Afganistán.

“El que no tiene pelo es Kechal, y representa a la primavera. El que lleva barba es Kyosa, el invierno. No es difícil de imaginar quien gana la batalla en la fiesta de Noruz.”

Las municiones son estos huevos de colores. Si uno se rompe simboliza la derrota… Esta tradición de orígen agrícola sobre el culto a la fertilidad viene de milenios atrás, de la religión zoroastriana.

Tahir Amiraslanov, presidente de la asociación culinaria de Azerbaiyán, sabe bien que cada pieza de la gastronomía simboliza algo en el acervo popular:

“Noruz es una fiesta con el rostro de una mujer que simboliza lo dulce, suave y femenino… todo lo que da orígen al nacimiento. Los colores de los huevos también simbolizan la vida: el amarillo del sol, el verde de los árboles y el azul del cielo. Además, los huevos representan la transición de la muerte a la vida.”

Peleas de gallos, carreras de caballos y demostraciones de fuerza… son las actividades típicas de estas fiestas en los pueblos de Azerbaiyán.

A pesar de la prohibición durante la era soviética, la tradición se han preservado hasta nuestro días.

En esta aldea montañosa de Gonagkend las casas están abiertas y todo el mundo puede venir a compartir la fiesta.

Este año, la primavera viene acompañada de nieve, símbolo de buen augurio…

El alcalde de Gonagkend, Gulbeddin Mamedov, disfruta como nadie en las fiestas del pueblo : “Noruz significa el despertar de la madre Tierra. Es la fiesta más importante en Azerbaiyán. Se celebra en todas partes con orgullo, alegría y felicidad.”

Al ser una gran fiesta, durante varias semanas se preparan deliciosos manjares en las casas. Y cada mesa presenta un festín.

Besti Bahishova, junto a la candela de su hogar, prepara la masa con las cantidades exactas de cada ingrediente.
“Nos reunimos familias y vecinos. Uno hace el pan, otro prepara el baklava, otros preparan platos y todos nos ayudamos unos a otros.”

Su vecina, Ilhama Mamedova, prepara mientras tanto el Baklava, cortando las porciones en forma del rombo original.

“El baklava es el dulce más típico durante la fiesta del Noruz. Y siempre está en el menú de cada comida familiar.”

Cada casa azerbaiyana tiene su molde para hacer el baklava. Este puede llevar diferentes frutos secos, pero siempre se corta en forma de rombo que simboliza a la mujer.

Durante la fiesta de Noruz se encienden grandes hogueras, como en la noche de San Juan, y todo el mundo salta sobre el fuego.

¿Porqué saltan sobre el fuego, qué siimboliza? Es una tradición de la gente de Azerbaiyán. Al saltar por encima de la hoguera nos deshacemos de los problemas y rigores.

El autor de la “Enciclopedia del Noruz”, Meherrem Hasanli destaca los orígenes universales de esta festividad.

“Pienso que Noruz existe desde los orígenes de la Humanidad. En todas partes en el hemisferio norte, la gente celebra esta fiesta.”

Algunos investigadores creen que las raíces del Noruz se encuentran en Gobustán, a 60 kilómetros de la capital, Bakú.

Los petrogrifos y grabados que datan de entre 5.000 y 20.000 años adC han sido hallados en las cavernas rocosas al sudeste de la cadena montañosa del Cáucaso

Allí ya se observa el culto al fuego eterno.

“Hemos descubierto muchos indicios de fuego y cantidad de grabados que simbolizan el sol en una enorme roca cerca de aquí, y eso nos hace suponer que es uno de los lugares donde nuestros ancestros veneraban al sol y al fuego. Y es posible que Noruz naciera aquí”, asegura la directora del Parque Natural de Gobustán.

Nacido en Gobustán, el viajero Tarlan Manafov también comenta la relación entre la tierra de los fuegos y Noruz.

“El fuego eterno ardían. Y los habitantes de esta región en la prehistoria ponían rocas alrededor y bailaban junto al fuego.”

Algunos de los grabados de Gobustán representan estas danzas, posible origen de los bailes de Azerbaiyán.

Hoy día la gente sigue venerando al fuego y se hacen fogatas no solo en los pueblos, sino en cualquier patio de Bakú. Noruz se celebra en familia a la luz de las velas.

En una casa de entre tantas en Azerbaiyán Jabir Imanov, enciende durante la fiesta la luz del hogar : “Encendemos tantas velas como personas haya en la familia. Y no se pueden soplar para apagarlas, pues eso significaría matar al fuego.”

Esta fiesta de Noruz fue inscrita en 2009 como candidata al Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

Un reportaje de Galina Polonskaya.