Última hora

Última hora

En qué consiste el rescate de Chipre

Leyendo ahora:

En qué consiste el rescate de Chipre

Tamaño de texto Aa Aa

Chipre sigue en el euro y evita la quiebra que había augurado el BCE si no había acuerdo. A cambio, acepta reformar su sistema bancario, hasta dejar de ser el semiparaíso fiscal que le significaba, además, su principal fuente de ingresos. El plan supone también reabrir los bancos tras permanecer una semana cerrados por el corralito. Con excepción del Banco de Chipre y del Popular, o Laiki, los afectados por el rescate. En el caso del segundo banco del país, se dividirá entre un banco malo y uno bueno. El primero será liquidado. A él se traspasarán los depósitos de más de 100.000 euros no garantizados. El bueno se integrará en el Banco de Chipre, primera entidad financiera del país. Allí a los depósitos propios de más de 100.000 euros se les aplicará una quita de, según las primeras estimaciones, alrededor del 30 por ciento. También subirán, entre otros, el impuesto de sociedades, que hasta hoy era de solo un 10 por ciento en Chipre, la tercera parte del español, lo que abría la puerta a crear cientos de ellas, puramente instrumentales.

El rescate de Chipre


  • El rescate supone una reestructuración a fondo de la banca chipriota

  • El segundo mayor banco del país, Laiki Bank, será partido en dos: un “banco malo” y “un banco bueno”. Su cierre supondrá la pérdida de miles de empleos

  • Los dépositos del Laiki Bank inferiores a 100 000 euros (de hecho el “banco bueno”) están garantizados por la ley de la UE y serán transferidos al mayor banco del país, el Banco de Chipre

  • Los dépositos del Laiki Bank superiores a 100 000 euros no están garantizados por la ley de la UE y serán depositados en el “banco malo”

  • Los depósitos del “banco malo” y los depósitos superiores a 100 000 euros del Banco de Chipre serán congelados y empleados para pagar las deudas del Laiki Bank y para recapitalizar el Banco de Chipre. Estos depositantes no garantizados tendrán que encajar pérdidas forzosas de hasta el 40% de sus depósitos


Isabel Marques da Silva, euronews:
Con nosotros está Daniel Gros, director del Centro de Estudios de Política Europea (CEPS, en sus siglas en inglés) aquí en Bruselas. Bienvenido a euronews. Los mercados han reaccionado positivamente al acuerdo de Chipre, a pesar de que uno de los bancos de la isla se liquidará, un hecho sin precendentes y algo que parecía inaceptable hasta ahora, ¿Cuál es la lección que se puede sacar de este acuerdo?

Gros:
“Creo que la gente ahora se ha acostumbrado a la idea de que si un banco tiene un problema, será un problema para los acreedores y no tanto para el gobierno. Este principio se ha establecido ahora, creo que tiene sentido y los mercados se lo han tomado muy bien”.

euronews:
El Gobierno de Chipre no ha podido evitar grandes pérdidas para los grandes inversores privados como los rusos. Pero teniendo en cuenta que existen otros pequeños países en situaciones parecidas como Luxemburgo o Eslovenia, ¿El riesgo de contagio sigue ahí?

Gros:
“No, el riesgo de contagio sería bastante limitado. El caso de Chipre es realmente único en varios aspectos. Luxemburgo también tiene bancos muy grandes pero con una diferencia crucial: los bancos de Luxemburgo son propiedad de otros bancos de la zona euro. Así que el Gobierno de Luxemburgo no se responsabiliza de lo que ocurra en Luxemburgo. Por lo tanto, los ahorradores de los países grandes, como Italia o España no deben temer nada y por lo tanto no debería haber ningún contagio”.

euronews:
De cualquier forma, será una buena solución para la zona euro, pero puede ser muy difícil para las personas y para la economía de Chipre. De hecho, todos los líderes de la troika dijeron que se espera mayor desempleo, recesión, austeridad. ¿Se impone, una vez más, el modelo alemán?

Gros:
“Esta fue, si quiere, la solución menos mala que el pueblo de Chipre podía esperar porque de las pérdidas se harán cargo ahora los acreedores de los bancos y los chipriotas no tendrán que pagar impuestos para compensar. Ya sabíamos que la economía se hundiría, que se perderían empleos. Pero eso es inherente al hecho de que el modelo de negocio de Chipre se ha destruído y Chipre necesitará mucho tiempo para recuperar eso”.

euronews:
De todos modos, vemos a la gente enfadada en la calle y también hemos visto como crecía el discurso antialemán…

Gros:
“Creo que responsabilidad de todo esto es del Gobierno de Chipre, que ha descrito al Gobierno alemán y a la troika como los malos de esta película que lo que querían era empobrecer a la gente, cuando en realidad ha pasado todo lo contrario”.

euronews:
¿Quiere decir que se podría haber llegado a un acuerdo en la primera reunión del Eurogrupo sin todo el drama y todas las dificultades que han venido después?

Gros:
“Se necesitaba algo de teatro, para que Chipre pudiera decir ‘¡Sí, podemos decir que no!’. Y de hecho el Parlamento de Chipre demostró que podía decir que no. Pero dijo que no y después pensó, ‘¡Ah!, si lo hacemos, esto tendrá un coste para nuestra economía muy alto’. Así que al final acordaron una solución que causara el mínimo daño posible”.

euronews:
¿Cree que este acuerdo es también importante en relación al futuro de la unión bancaria y la forma en que los contribuyentes percibirán el rescate de los bancos en el futuro?

Gros:
“En el futuro, el Banco Central Europeo se encargará de la supervisión. Conocerá toda la información detallada necesaria para hacer una negociación como esta. Estará disponible para la troika y por lo tanto podrán decir: ‘bajo estas condiciones podemos seguir con el proyecto de unión bancaria porque los peligros para los contribuyentes son muy limitados’”.