Última hora

Última hora

La troika se convierte en el objetivo de la ira ciudadana también en Chipre

Leyendo ahora:

La troika se convierte en el objetivo de la ira ciudadana también en Chipre

La troika se convierte en el objetivo de la ira ciudadana también en Chipre
Tamaño de texto Aa Aa

Protestas en Chipre a unas horas de que los bancos vuelvan a abrir después de diez días. Unas dos mil personas se han manifestado frente a la sede de la Unión Europea en la capital, Nicosia.

De esta forma mostraban su indignación por un rescate que provocará perdidas a los ahorradores que tienen más de 100.000 euros en el banco.

Mientras, el Banco Central del país anunciaba que las entidades financieras volverían a abrir este jueves entre las 12 del mediodía y las seis de la tarde hora local.

“¿Por qué estamos enfadados?. Porque esta no es la Europa de la solidaridad y el apoyo. Esta no es la Europa en la que todos creemos”, explica una ciudadana. Otra mujer se pregunta si Malta o España serán los próximos y asegura que están experimentando con ellos.

Al igual que ocurriera en Grecia o Portugal la llamada troika, formada por el FMI, la Comisión Europea y el BCE, se ha vuelto a convertir en el centro de la ira de gran parte de la ciudadanía.

El rescate de Chipre


  • El rescate supone una reestructuración a fondo de la banca chipriota

  • El segundo mayor banco del país, Laiki Bank, será partido en dos: un “banco malo” y “un banco bueno”. Su cierre supondrá la pérdida de miles de empleos

  • Los dépositos del Laiki Bank inferiores a 100 000 euros (de hecho el “banco bueno”) están garantizados por la ley de la UE y serán transferidos al mayor banco del país, el Banco de Chipre

  • Los dépositos del Laiki Bank superiores a 100 000 euros no están garantizados por la ley de la UE y serán depositados en el “banco malo”

  • Los depósitos del “banco malo” y los depósitos superiores a 100 000 euros del Banco de Chipre serán congelados y empleados para pagar las deudas del Laiki Bank y para recapitalizar el Banco de Chipre. Estos depositantes no garantizados tendrán que encajar pérdidas forzosas de hasta el 40% de sus depósitos