Última hora

Última hora

Kosovo y Serbia, más cerca de un acuerdo

Leyendo ahora:

Kosovo y Serbia, más cerca de un acuerdo

Tamaño de texto Aa Aa

Una nueva esperanza para Mitrovica, la ciudad dividida, símbolo del conflicto étnico entre serbios y albanokosovares.

La víspera de la reanudación de las negociaciones entre Serbia y Kosovo bajo la mediación de la Unión Europea, nada en la parte norte de la ciudad deja pensar en una reunificación.

Sus habitantes, de mayoría serbia, rechazan categóricamente la soberanía de Kosovo, alcanzada en febrero de 2008 con la proclamación de su independencia.

Gordana Djokovic. Serbia residente en Mitrovica:
“Esto será siempre Serbia, y no nos iremos a ninguna parte. No me importa lo que acuerden: sobreviviremos aquí” -dice esta mujer serbia.

Belgrado pide el reconocimiento de una autonomía reforzada para los 50 mil serbios de Kosovo, es decir, dotarla de poderes ejecutivos con un autogobierno que incluya el control de la policía y de la justicia.

Para Milan Ivanovic, presidente del Consejo Nacional Serbio, son puntos no negociables.

Milan Ivanovic. Presidente del Consejo Nacional Serbio:
“Si tratan de imponernos una solución, formaremos una Asociación de Municipios serbios en la República de Serbia que estará abierta también a todos los municipios serbios al sur del río Ibar”

La propuesta serbia, llamada Asociación de Municipios serbios de Kosovo, reagrupa diez municipios con aplastante mayoría serbia, cuatro en el norte y seis en el resto de Kosovo.

El pasado sábado, dos mil albanokosovares se manifestaron en Mitrovica contra un eventual acuerdo de autonomía para los serbios en Bruselas, que según ellos, abriría la vía a una anexión de facto del norte de Kosovo por parte de Belgrado.

El día anterior, el primer ministro de Kosovo, Hashim Thaci, tranquilizó personalmente a los albanokosovares que viven en el norte de Mitrovica, como la familia de Ali Kadrij.

Hashim Thaci. Primer ministro de Kosovo:
“La Asociación de Municipios serbios podrá crearse tras las elecciones locales, después de que los alcaldes sean elegidos, y pueden formar parte de la Asociación. Pero no tendrán poderes legislativos ni ejecutivos ni ninguna otra competencia de gobierno”

Pero para Ali Kadrij, es impensable irse del barrio de Kroi i Vitakut.

Ali Kadrija:
“No puedo preveer lo que pasará, no soy político. No se nada, pero le diré una cosa: nunca me iré de este lugar. Pase lo que pase, no me iré”

Para acabar con esta división y lograr un acuerdo, la Unión Europea ha tendido la mano a Belgrado que quiere abrir las negociaciones de adhesión en junio y tienta a Kosovo con la posibilidad de comenzar una nueva etapa en su acercamiento a la UE.