Última hora

Última hora

Otros deciden por tí

Leyendo ahora:

Otros deciden por tí

Tamaño de texto Aa Aa

El escaso número de personas que acude a votar en las elecciones europeas ha despertado la voz de alarma sobre el proceso democrático en la UE. ¿Cómo se puede construir la Europa del futuro sin la participación de los ciudadanos?

En Eslovaquia, la baja participación para elegir a los miembros del Parlamento alcanza ya niveles récord.

“No creo que la gente sepa lo que hacen en realidad los miembros del Parlamento Europeo , ni en qué nos pueden ayudar aquí a nivel local”, asegura un joven madre eslovaca.

Hacer que las personas ejerciten su derecho al voto, y fortalecer la legitimidad política, es todo un reto para las autoridades en cualquier parte del mundo.

En las últimas elecciones europeas de 2009 la participación fue del 43 por ciento. Tres décadas antes, había llegado hasta el 62 por ciento.

Eslovaquia, miembro de la UE desde 2004, ha registrado en los últimos dos comicios al Parlamento Europeo, los peores resultados de la historia. Sólo uno de cada cinco votantes acudió a las urnas.

Mientras que Bélgica y Luxemburgo, alcanzaron el mayor índice de participación, con más del 90 por ciento, aunque en ambos países, el voto es obligatorio.

En Bratislava nos hemos reunido con tres generaciones de una misma familia que nunca han votado en las elecciones europeas.

Viera Psotova dirige su propia compañía de cosméticos, mientras que su hija, Sylvia, madre de un bebé de 6 meses, trabaja en el sector de la Tecnología de la Información.

“No fui a votar en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo en primer lugar porque tenía muy poca información, y segundo, porque las veía muy distantes a mis problemas. Estaba más preocupada por mí y Eslovaquia que por Europa, la verdad”, explica Viera Psotova, residente en Bratislava.

Sylvia Tothova, su hija: “Era demasiado joven y tenía otros intereses. Entonces, no me interesaba la política en absoluto, pero ahora la situación es diferente. Te haces mayor y ves las cosas desde otra perspectiva. Así que….no sé…ya veremos lo que pasa”.

Algunos dicen que están cansados ​​de tantas elecciones diferentes, y que bastente complicado es ya mantenerse al día con los asuntos de la política nacional.

Para otros el no ir a votar es una manera de resarcirse del pasado, ya que antes de la independencia en 1993, los bratislavos estaban ogligados a votar.

Los encargados de estimular la participación electoral en Eslovaquia aseguran que en los últimos dos comicios europeos, se ha registrado un aumento del 3%, pero no es suficiente.

“La participación sigue siendo muy baja pero nos estamos acercando a la de otros países miembros. Esto no significa que nos conformemos, por el contrario, aumentar el interés por el Parlamento europeo sigue siendo un reto. Necesitamos crear una plataforma para el díalogo entre el Parlamento Europeo y los diferentes grupos de interesados, entre ellos el ciudadano de a pie”, opina Robert Hajsel, Oficina de Información del Parlamento Europeo en Eslovaquia

En un intento de incentivar el interés entre la gente, la Comisión Europea ha sugerido algunas recomendaciones formales:

Los partidos políticos nacionales deberían dejar claro en su campaña a qué partidos europeos están afiliados.

También, y para mejorar la transparencia política, deberían proponer su candidatura a la presidencia de la Comisión con antelación a la fecha electoral.

El Parlamento Europeo elige al presidente sobre la base de una propuesta presentada por los líderes de la UE, que se supone que deben tener en cuenta los resultados de las elecciones.

Otra recomendación para despertar el interés ciudadano es hacer de los comicios europeos un evento único. Es decir que las elecciones se celebren el mismo día para todos, en vez de seguir el periodo de cuatro días que venía concediéndose hasta ahora.

Aunque los países miembros siguen reacios a fijar una fecha única”, aún existe la posibilidad de que se pongan de acuerdo.

Algunos observadores opinan que estas recomendaciones son un paso en la dirección correcta pero son insuficientes, ya que la Comisión tiene que ser más dependiente del Parlamento y de los resultados electorales. Y los partidos políticos, comunicar mejor.

“En principio lo que tienen que explicar a los ciudadanos es que pueden cambiar las cosas: si votan por uno u otro partido en el Parlamento Europeo puede haber un giro en la política de la UE. Los ciudadanos no votan sólo porque les guste la institución, o porque sepan mucho al respecto. Votan porque sienten que pueden cambiar algo, porque pueden cambiar el curso político”, manifiesta Radovan Geist, sitio web EurActiv, Slovakia

La mayoría de los partidos todavía no ha revelado sus estrategias para las próximas elecciones europeas, pero, ya hay peticiones para que la información sea más accesible y fácil de digerir.

“Tal vez, si conociéramos mejor a los candidatos participaríamos más en las elecciones, la gente se familiarizaría más con los temas y se sentiría más motivada para votar”, opina otra residente bratislava.

“ Tenemos que saber qué está pasando en Europa y quién nos representa allí; y son esas personas las que deberían proporcionarnos información sobre lo que está pasando”, apunta otra mujer de la capital.

El debate sobre otras soluciones posibles continúa, incluyendo el voto obligatorio, o que las elecciones europeas se celebren el mismo día de los comicios locales y regionales.

Al menos todos están de acuerdo en que algo hay que hacer para evitar que sólo unos pocos deciden por la mayoría.