Última hora

Última hora

Escándalo Cahuzac: "un seísmo democrático sin precedentes", según el director de Mediapart

Leyendo ahora:

Escándalo Cahuzac: "un seísmo democrático sin precedentes", según el director de Mediapart

Tamaño de texto Aa Aa

Mediapart. Aquí comenzó el caso Cahuzac. A principios de diciembre, este medio digital publica una grabación en la que se oye a una persona, que se presenta como Jérôme Cahuzac, diciendo: “Lo que me molesta es que sigo teniendo una cuenta abierta en UBS, pero no hay nada dentro, ¿verdad? La única forma de cerrarla es yendo allí”.

Nuestro corresponsal en París, Giovanni Magi ha hablado con uno de los fundadores de Mediapart, el periodista Edwy Plenel. En su opinión, lo importante no es el escándalo en sí sino su repercusión sobre la democracia francesa.

Edwy Plenel, Mediapart: Lo que no tiene precedentes es el seísmo democrático que ha provocado este escándalo. No es el escándalo más grave. Otros casos recientes: Bettencourt, Karachi, Sarkozy, Gadafi, son más importantes por cuestiones como la instrumentalización de la justicia, las cantidades de dinero, el tráfico de armas… Son casos más graves que afectan a la anterior mayoría conservadora. Ahora, la novedad, es el seísmo democrático, porque la clase política y una parte de los medios han secundado a Jérôme Cahuzac en su mentira. Durante 3 meses y medio, Mediapart ha estado solo, a pesar de que los hechos estaban ahí. Mediapart los destapó el 4 y 5 de diciembre. Ha sido un vuelco inesperado para ese mundo un poco oligárquico, de la política, el dinero y los medios, que ha secundado al señor Cahuzac, mientras el ciudadano de a pie descubría que el jefe de la Administración Fiscal era, él mismo, un defraudador. Y entonces todos los franceses comprendieron que se trataba de un escándalo de virtud pública, de moral pública.

Giovanni Magi, Euronews: Es un golpe duro para la imagen de “república irreprochable”

Edwy Plenel, Mediapart: Es un golpe duro para la República, sin más. Muestra que la democracia francesa es una democracia de baja intensidad. En todos nuestros países hay escándalos. En todos, hay políticos corruptos. Una democracia viva es aquella en la que se pueden destapar estos hechos y además los contrapoderes se ponen en marcha, consiguen que la justicia actúe y que se imponga una sanción.

El señor Cahuzac tenía que haber dejado el Gobierno desde las primeras revelaciones de Mediapart, aunque sólo fuera para poder defenderse, y no tomar como rehenes a su partido, al Parlamento, al Gobierno de la actual mayoría, y no tomar como rehén al Estado, utilizando los servicios del Estado para defenderse. Eso es lo dramático de este caso y hoy vemos las consecuencias. Se debería responder a esto con una contundente reacción democrática.