Última hora

Última hora

Fraude, mentiras y cintas de audio en Francia

Leyendo ahora:

Fraude, mentiras y cintas de audio en Francia

Tamaño de texto Aa Aa

Un ministro del Presupuesto, el encargado de enderezar las cuentas de Francia en un periodo muy difícil, responsable de fraude fiscal.

Un escándalo de enormes proporciones en el que a la culpa se añade la mentira. Durante meses, Jérôme Cahuzac ha clamado su inocencia antes de confesar. ¿Qué consecuencias tendrá este caso en el Gobierno y en la imagen de los políticos en general?

Hablaremos de ello con nuestro invitado. Antes les contamos lo ocurrido.

La confesión de Jérôme Cahuzac siembra la estupefacción en Francia. Un golpe muy duro a la República ejemplar tan defendida por el presidente François Hollande.

No es para menos.

El exministro de Presupuesto francés, que dimitió el 19 de marzo pasado, ha admitido que tenía una cuenta ‘no declarada’ en Suiza con unos 600.000 euros. Jérôme Cahuzac, un peso pesado del Gobierno socialista, se había marcado como objetivo un recorte suplementario del gasto de 5.000 millones de euros y una recaudación adicional de 6.000 millones en el presupuesto de 2014.

Fue el periódico digital MediaPart el que publicó el caso, en diciembre de 2012 con una grabación de cuatro minutos en la que una persona, presentada como Jérôme Cahuzac dice textualmente: “A mí, lo que me fastidia es que todavía tengo una cuenta abierta en el UBS. ¿Pero allí ya no hay nada, no? La única forma de cerrarla es yendo?

Tras la publicación, Jérôme Cahuzac, interpuso una denuncia por difamación y negó los hechos por activa y por pasiva… no sólo ante los micrófonos y las cámaras sino también ante los diputados de la Asamblea Nacional.

Jerôme Cahuzac:
“Lo desmiento todo, y en consecuencia no se trata de mí”.

“Desmiento categóricamente las afirmaciones aparecidas en MediaPart y no tengo, señor diputado, ni he tenido jamás una cuenta en el extranjero, ni ahora, ni antes”.

Sin embargo, el análisis comparativo de la voz efectuado por la policía refuerza las sospechas y da lugar a la apertura de una investigación judicial contra él, un hecho que precipita la dimisión de Cahuzac como ministro del Presupuesto.

Después llegaron los remordimientos de quien se había marcado la lucha contra el fraude como una prioridad.

Y al final la confesión.

Para decriptar el caso Cahuzac tenemos con nosotros a Christian Delporte, historiador especializado en historia de los medios y de la comunicación política.

Para empezar, ¿qué pensar de estos cuatro meses de mentiras en los que el exministro de Hacienda ha desmentido con insistencia, clamando la ofensa, el ultraje frente a sus colegas y frente a los franceses?

Christian Delporte:
Esto va a dejar una huella profunda, porque asistimos a la debacle de la palabra política, esa palabra que ya estaba muy desacreditada en francia, y eso en un peiodo muy difícil, de crisis económica, de impopularidad del Gobierno, de ese Gobierno que con la campaña de François Hollande pretendía la rehabilitación moral del mensaje político y lo que ha sucedido es precisamente lo contrario, estamos en un principio de crisis política.

El señor Cahuzac no es una persona cualquiera, es el ministro de Hacienda, el que se suponía que tenía que dar ejemplo luchando contra el fraude fiscal, pero además, de alguna manera este caso también pone en tela de juicio la política de rigor del Gobierno, en la medida que la figura de Cahuzac se había ensalzado mucho, de hecho fue elegido para tranquilizar a los mercados. Cómo explicar ahora a los franceses que hay que apretarse el cinturón cuando desde las más altas instancias, en la persona de un ministro importante, no han respetado su palabra.

euronews:
Las errores en política se pagan, sobre todo en estos tiempos difíciles para los ciudadanos de a pie, pero para los franceses, la mentira es aún peor, como se deduce de las reacciones esta mañana. ¿Cómo se lo explica?

Christian Delporte:
La mentira es algo bastante compartido en política, los franceses están convencidos de que los hombres políticos les mienten y ahora tienen la prueba porque lo ha confesado el propio ministro, algo bastante excepcional.

euronews:
La oposición, la prensa y la calle disparan a diestro y siniestro sobre la “República irreprochable” que quería François Hollande. ¿Qué impacto tendrá este asunto en el Gobierno y en el presidente?

Christian Delporte:
Esto llega en el peor momento, ¿qué puede hacer el Gobierno? para empezar, ofuscarse, y después explicar que todo esto no ha sido más que un asunto personal, que Jean Marc Ayrault no lo sabía, que el presidente de la república no lo sabía. Pero pese a todo les salpica, aunque el presidente ignorase el fondo del asunto, aunque pensase que Cahuzac no era culpable, esto perjudica la autoridad de un Gobierno que ya estaba en un grave riesgo, según los sondeos (de opinión).

Más allá de este asunto y de este Gobierno, las investigaciones, los escándalos se multiplican entre la clase política, con ese sentimiento de que ‘todos están podridos’, ¿quién reclama transparencia y a quién beneficia?

Los franceses, efectivamente, quieren saber la verdad pero yo creo que en cierta manera, ya no se creen nada, y lo más grave, es que estamos en una crisis política pero además en una crisis moral de la democracia.

euronews:
Precisamente, es objeto de mi próxima pregunta. En el descrédito de la clase política ¿hay algo bueno para la democracia?

Christian Delporte:
No evidentemente no, esto no es bueno para la democracia, en un breve plazo habrá algunas citas electorales, en 2014 no sería ninguna sorpresa que los extremismos, y pienso de entrada en la extrema derecha y en el Frente Nacional saquen provecho. Desde hace algunos días hay un clima que nos lleva a la década de los años 30. Hoy es el caso Cahuzac que afecta a la izquierda, pero la derecha también está en el punto de mira por otros casos. Sarko (zy) ha sido imputado, está el caso Bettencourt, el caso Karachi, hay una cierta acumulación de asuntos que corren el riesgo de ser aprovechados por aquellos que afirman que toda la clase política es corrupta y que es la hora de experimentar algo diferente”.

euronews:
Christian Delporte, historiador especializado en historia de los medios y de la comunicación política, gracias por responder a nuestras preguntas.