Última hora

Última hora

La desgracia de tener un coche en Washignton

Leyendo ahora:

La desgracia de tener un coche en Washignton

Tamaño de texto Aa Aa

En Washington todo gira en torno al poder y allí los aparcamientos públicos tienen mucho. Encontrar donde dejar el coche en el centro de la capital estadounidense es casi un milagro, pero sobrepasar el límite de tiempo permitido puede costar muy caro: con frecuencia más de 100 dólares, tanto como estacionarse toda una mañana en un aparcamiento cerrado. Al aire libre, la factura es menos onerosa, aunque también duele:

- “Vamos a ver … 100 dólares”, nos comentaba un transportista al recoger su vehículo una calle del centro.

- “Es increíble”.

- “Sí, lo es. Pero bueno, creo que la ciudad necesita dinero, ya sabe”.

- “Tiene usted tiene 400 dólares en tickets en el parabrisas…”

- “Sí”, afirmaba con resignación.

- “Es carísimo”, replicaba otra conductora.” No hay plazas libres y en los aparcamientos cerrados tienes que pagar de 17 a 20 euros por hora”.

Las multas y los 17.000 parquímetros que hay en las calles de Washington aportaron al año pasado cientos de millones de dólares a las arcas del Ayuntamiento. John Townsend, de la Asociación de Automovilistas estadounidenses, considera escandaloso que se mantenga el déficit crónico de plazas de aparcamiento con el único objetivo de recaudar dinero”.

De hecho, Washington, que apenas tiene 630.000 habitantes, sufre muchos más problemas de aparcamiento que megalópolis como Los Ángeles o Nueva York. Nuestro corresponsal en Estados Unidos, Stephan Grobe, sabe de lo que estamos hablando:

- “Visitar Washington es algo grandioso, pero conducir aquí no lo es tanto, y aparcar, una auténtica molestia. Así que la mejor opción es a menudo tomar un taxi”.