Última hora

Última hora

Femen "ataca de nuevo" en Hanover, para sorpresa de Putin y Merkel

Leyendo ahora:

Femen "ataca de nuevo" en Hanover, para sorpresa de Putin y Merkel

Tamaño de texto Aa Aa

Las activistas de Femen han vuelto a mostrar sus armas este lunes durante un visita del presidente ruso Vladimir Putin y la canciller alemana Angela Merkel a una feria industrial en Hanover.

Frente al stand de Volkswagen, las activistas han irrumpido en ‘topless’ al grito de “dictador”.

Hace unos meses Angela Merkel regañó al Kremlin al respecto del encarcelamiento de las irreverentes integrantes del grupo Pussy Riot. Y hoy, tras el incidente, volvía a abogar por la libertad de expresión:

“Son personas con mucha autoconfianza que tienen sus propias opiniones sobre la sociedad, y la sociedad necesita pluraridad y libertad de prensa”, ha asegurado.

Aunque esta vez, Vladimir Putin bromeó diciendo que “le gustó, aunque no era el lugar adecuado”, desde el Kremlim se subrayó la necesidad de castigar estas conductas.

Pero en la rueda de prensa conjunta, había otro tema importante: Corea del Norte.
“No ocultaré que estamos preocupados sobre la escalada de tensión en la península coreana, porque somos sus vecinos y si algo sucede, Dios nos libre, el desastre de Chernobil podría ser en comparación un cuento de niños.”

Durante la inauguración de la feria el domingo por la noche, con Rusia como país invitado de esta edición, Merkel hizo apología de las pequeñas y medianas empresas.

También de las ONG, a las que calificó como motor de “innovación y motivación”. Las palabras venían precedidas del malestar que han generado los recientes registros a los que han sido sometidas varias ONG extranjeras en Moscú, a raíz de la ley promulgada el año pasado que obliga a registrarse como “agentes extranjeros” a las organizaciones que reciben financiación del exterior.

Por su parte, Putin ha subrayado la necesidad de fortalecer los lazos comerciales, en un momento en el que, ha asegurado, ha quedado de manifiesto “que la economía europea y mundial son aún muy frágiles”.