Última hora

Última hora

Profesores ecológicos

Leyendo ahora:

Profesores ecológicos

Tamaño de texto Aa Aa

Más que una demostración real, se trata de una actividad pedagógica. Karolina y Joanna, dos profesoras polacas enseñan a los niños las consecuencias de décadas de contaminación industrial en el río Bytomka en Zabrze, una de las ciudades más contaminadas de Europa.

Para Karolina Wojtala, la mejor manera de proteger el medio ambiente es llevarlo a la práctica en la vida cotidiana. En la guardería para la que trabaja, al sur de Polonia, la mayoría de las actividades tienen una dimensión verde:

“Formo parte del grupo de personas que más influencia tienen en los niños.Por eso creo que de nosotros depende, difundir ese conocimiento entre nuestros niños , porque si esperamos a hacerlo en el futuro, podría ser ya demasiado tarde. De lo contrario, acabaremos hundidos en residuos. “

El reciclaje es una de las principales prioridades de la guardería. Cada año, se generan en Europa más de 500 kilos de residuos por persona, de los cuales, sólo un tercio termina en los vertederos municipales.

Polonia ha hecho grandes progresos en este aspecto, ya que en la la última década, ha conseguido ser uno de los 27 países que más ha reducido el nivel de residuos que va a parar a estos vertederos.

“Soy bastante consciente del impacto que puede tener en los niños mi cooperación. Y lo vemos en situaciones cotidianas. Por ejemplo, mientras los niños se lavan las manos, se desperdicia gran cantidad de agua sin prestar atención al efecto medioambiental. Pero ahora, que trabajo con niños muy pequeños, después de un par de meses de venir a nuestra guardería, son ellos mismos los que si no pueden alcanzar el grifo, nos alertan de que lo cerremos porque es malo para el medio ambiente,” asegura Joanna Lenartowicz, profesora guardería en Zabrze.

Estas actividades ecológicas se desarrollan en colaboración con las escuelas y guarderías de seis países (Francia, Italia, Portugal, Reino Unido, Rumania y Turquía).
El acuerdo de colaboración cuenta con el apoyo del programa Comenius, un plan comunitario que promueve la cooperación internacional entre las escuelas.

Los centros se comunican entre sí, a través de la plataforma europea de hermanamiento electrónico. Pero además de la relación virtual, los profesores pueden visitar personalmente otras escuelas.

Hemos visitado varias escuelas en Turquía para comparar métodos de trabajo distintos. Hemos ido a escuelas pro-ecológicas, en donde ellos mismos siembran y plantan todo el año. Los estudiantes aprenden a trabajar con las plantas y a cuidar de ellas , cómo vivir con el medio ambiente, a respetarlo, y a no tirar basura “, señala Ludomira Borys Paradysz, directora de la guardería.

La planta de tratamiento de aguas de Zabrze ha sido la mayor inversión económica en la historia en esta localidad. Recibe las aguas residuales que van a parar al río Bytomka. La gerente del centro. Grazyna Peciak, organiza visitas pedagógicas para los alumnos. Ella misma cuenta lo mucho que ha cambiado la actitud de las generaciones más jóvenes:

“Enseño a los jóvenes la planta de tratamiento de aguas residuales, especialmente el centro neurálgico, para que vean qué se hace con los residuos que salen de sus casas. Los jóvenes se muestran muy interesados en todo el proceso, qué ocurre… por dónde llega y salen las aguas residuales… es muy edificante.”

¿Imagina un mundo donde los niños tengan que usar máscaras?

Esa es la pesadilla que Karolina y Joanna intentan evitar ….

“Existe una participación activa de todo el personal de la guardería y eso tiene una influencia tremendamente efectiva en nuestros niños. Es muy visible en su comportamiento. Gracias, en cierta medida, a una madura actitud pro-ecológica. Creo que en el futuro se convertirán en una pequeña manada de ecologistas. Sí estoy totalmente convendida de ello “, explica Karolina Wojtala, profesora en una guardería de Zabrze, Polonia.