Última hora

Última hora

Visita de Putin a Alemania: tensión por los registros a ONGs

Leyendo ahora:

Visita de Putin a Alemania: tensión por los registros a ONGs

Tamaño de texto Aa Aa

Primera parada del viaje de Vladimir Putin a Alemania y Holanda, y primeras protestas: varias activistas del movimiento FEMEN sorprendieron al presidente ruso y a Angela Merkel en la inauguración de la feria industrial de Hannover. Rusia es el gran invitado con más de 100 empresas presentes.

Una visita ya tensa a raíz de los registros a las sedes de ONGs extranjeras en Moscú. “Rusia debería dar una oportunidad a las ONGs y a muchas organizaciones que en Alemania sabemos que son motor para la innovación”, ha defendido la canciller alemana.

Una ley promulgada el año pasado las obliga a inscribirse como “agentes extranjeros” si realizan actividades políticas. Esto ha recibido las críticas de representantes de la Unión Europea, Estados Unidos y otros países, como Francia y Alemania, por no definir de forma clara a qué se refiere.

Entre las registradas están las fundaciones de las principales formaciones políticas alemanas, la democristiana Konrad Adenauer, y la socialdemócrata Friedrich Ebert.

Y de forma menos espectacular, también en Hannover se han manifestado varias organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Christian Forstner, Director de la Fundación Hanns Seidel, que tiene oficina en Moscú, responde a las preguntas de Euronews.

Andrei Beketov, Euronews: El principal punto de desencuentro entre Angela Merkel y Vladimir Putin en Hannover parece ser el trato hacia las ONGs extranjeras…

Christian Forstner: Algunos desconfían de las ONGs extranjeras. Así es como se pueden entender sus acciones. Las autoridades rusas tienen que saber que la mordernización completa no se limita a la economía, sino que es un concepto amplio de modernización política y económica.

Euronews: Así que si Moscú le hace saber que no quiere su ayuda a la sociedad civil…

Christian Forstner: Tenemos varios socios. Uno de ellos digamos que es más oficial, y los otros vienen de organizaciones de la sociedad civil. No hay una señal clara. Y ni los políticos ni las autoridades rusas nos han enviado una señal de que nuestro trabajo no sea bienvenido.

Euronews: ¿Comparte, o al menos entiende, la preocupación de Putin, de que se hayan gastado mil millones en esta actividad, que es una actividad extranjera en Rusia?

Christian Forstner: Es para el edificio, para el alquiler, las conferencias, la logística, para los traductores… todo lo necesario para organizar una conferencia, para reunir a la gente, para discutir las cosas. No quiere decir que los mil millones vayan a ninguna acción subversiva.

Euronews: Angela Merkel y Vladimir Putin hablan el idioma del otro, se entienden bien. Podrían tener una buena relación, pero en cambio Putin felicita al ex canciller Schroeder en su cumpleaños…

Christian Forstner: Para el ex canciller el intercambio estaba muy claro. La materia prima rusa para la tecnología y los conocimientos de Alemania. Era una situación en la que todos ganaban. Para Angela Merkel es un poco más difícil. Es más racional, entiende que no es una relación de un solo asunto. La economía rusa depende mucho de la elaboración de la materia prima. Esto tiene que cambiar, a la sociedad rusa le interesa.

Euronews: Angela Merkel no parece aprobar la acción de las activistas del movimiento FEMEN en su presencia. En Alemania, ¿alguien está de acuerdo con la protesta de estas mujeres ucranianas contra la detención de las Pussy Riot y la tendencia autoritaria en Rusia?

Christian Forstner: Es una forma muy provocativa de manifestarse. FEMEN puede ser demasiado radical porque las víctimas de esos ataques no pueden reaccionar. Angela Merkel lo ha dejado muy claro, que no está de acuerdo con la sentencia a la banda rusa Pussy Riot.