Última hora

Última hora

Del thatcherismo a la City

Leyendo ahora:

Del thatcherismo a la City

Tamaño de texto Aa Aa

La herencia económica de Margaret Thatcher es tan controvertida como su figura histórica. Con ella el país entró en la era del liberalismo a fondo, que consiste en restarle protagonismo al Estado para dárselo a la iniciativa privada y basarse en el rigos fiscal y monetario. El ex primer ministro laborista Tony Blair conservó una parte importante de esta herencia y el actual premier conservador David Cameron sigue el camino.

“Lo principal de su política fue llevar la economía hacia el mercado y deshacerse, como seguimos haciendo ahora, del legado de la industria más desfasada, pesada y deficitaria y también de las prácticas restrictivas en las empresas públicas”, defiende el ex miembro del gobierno Thatcher Kenneth Clark. “Creía que la gente debía responsabilizarse de sus actos y, mirando atrás, pienso que lo más importante que hizo fue la modernización”.

Pero esta no es la opinión de todo el mundo. La oposición laborista en los ochenta y los sindicatos se acuerdan del violento pulso entre los mineros del norte y la ‘dama de hierro’, que acabó con la victoria de esta última.

“La crisis actual es una herencia del thatcherismo, lo mismo que en América la crisis viene de Reagan”, critica el ex alcalde de Londres Ken Livingstone. “Necesitamos una sociedad más justa y no saldremos de esta crisis sin mayores inversiones y herramientas económicas”.

Durante la era Thatcher, se privatizaron los principales grupos energéticos y de aviación, se cerraron las minas y se apostó por la desregularización del mercado. Como resultado, la City londinense se ha convertido en el centro financiero mundial. A cambio, la industria del país está moribunda y la actual crisis económica demuestra que el país es demasiado dependiente de esta City llena de agentes multimillonarios.