Última hora

Última hora

EEUU: El Senado podría dar impulso a la lucha de Obama por el control de las armas

Leyendo ahora:

EEUU: El Senado podría dar impulso a la lucha de Obama por el control de las armas

Tamaño de texto Aa Aa

Este jueves es un día clave ya que el Senado estadounidense decidirá si inicia el debate para aumentar los requisitos para adquirir un arma de fuego.

Sobre la mesa de la Cámara Alta, el control de antecedentes tanto psiquiátricos como penales. Una formalidad que deben rellenar los que quieran comprar una pistola o un rifle en un distribuidor autorizado pero que no es necesaria en internet ni en las ferias de armas.

Antes del miércoles, 14 senadores republicanos anunciaron que bloquearían el inicio del debate pero el asunto parece avanzar gracias al acuerdo bipartidista entre dos senadores.

Otro elemento que puede inclinar la balanza a favor de la propuesta de Obama fue el emotivo discurso de su mujer, que con lágrimas en los ojos explicó lo mal que lo pasó cuando asistió al entierro de una adolescente asesinada a finales de enero.

“¿De verdad estamos cumpliendo nuestro deber con nuestros hijos? Es una pregunta que debemos hacernos en Chicago y en cada rincón de este país. Y es la pregunta que me removió al corazón cuando conocí a los compañeros de clase de Hadiya Pendleton en su funeral”, decía Michelle Obama.

El control de antecedentes supondría una modificación de la famosa Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense, que garantiza el derecho a portar armas.

“No tengo ningún problema con los controles de antecedentes. Creo que una persona que no tiene nada que ocultar, que no ha hecho nada malo anteriormente no tiene porqué preocuparse por ese tipo de controles. Lo haces, te toma un par de minutos y si requiere dos o tres días de espera para tener tu fusil o tu pistola creo que es una ínfima molestia que además permite que la gente sepa que los que están armados son los que pueden estarlo”, decía un estadounidense mientras probaba su pistola.

El objetivo de Obama es mucho más ambicioso, pero si el Senado aprueba el debate, será una batalla conseguida más de la guerra de Obama por el control de las armas.