Última hora

Última hora

Ahorrando tiempo, salvando vidas

Leyendo ahora:

Ahorrando tiempo, salvando vidas

Tamaño de texto Aa Aa

Cerca de la localidad de Sospel, en Francia, se acaba de estrellar un avión. Es un simulacro. Las primeras horas inmediatamente después de un desastre son cruciales para minimizar los daños y reducir el número de víctimas. Muchas veces pueden pasar varias horas hasta de tener un conocimiento real de la situación y en este tiempo pueden pasar muchos imprevistos.

Un proyecto de investigación europea (ESS) está probando aquí un sistema de emergencias capaz de registrar y procesar decenas de datos en tiempo real. Algo que puede ser útil para que los servicios de rescate tomen decisiones de manera rápida y eficiente.

“Los diferentes tipos de datos se armonizan para crear una imagen unificada para la toma de decisiones y así los responsables pueden estar listos para entender exactamente lo que está pasando en la zona del desastre y tomar las decisiones correctas”, dice Gideon Hassani, coodinador del proyecto ESS.

Este sistema se ha probado en la frontera entre Francia e Italia, donde se simula un accidente de avión. Puede estar listo en una hora y es capaz de integrar todos los datos disponibles en ese momento como los del GPS, satélites, etc. Es algo que soluciona uno de los problemas más comunes en estos casos: la falta de procesamiento de la información.

“A menudo, durante las operaciones de rescate, el director de operaciones no puede ver lo que pasa realmente sobre el terreno. Así que intentamos recoger imágenes y otros datos para que el director pueda juzgar la mejor manera de actuar”, explica el coronel Claude Picard, director del centro de investigación CEREN.

Aquí se integran varias tecnologías en una plataforma única. Incluye sensores y otros accesorios para recoger información en tiempo real de la zona del desastre. Hay dispositivos desplegados que miden la temperatura, la presión, el viento, si hay gases tóxicos, etc. Cristina, científica, comprueba que los sensores funcionen correctamente.

También se utilizan drones que propocionan imágenes precisas y un globo aeroestático con cámaras de vídeo. Tecnologías que ya se utilizaban en las maniobras militares y en las zonas de conflicto y que ahora podrán servir para salvar vidas y controlar mejor las situaciones de emergencia o de crisis extremas, uno de los retos de las autoridades públicas.

“Con las cámaras de visión nocturna e infrarrojos se puede volar a través de un bosque como este e identificar los puntos calientes. Esto se hace en el mundo militar pero también se utiliza en situaciones de emergencia. De esta manera identificamos el calor emitido por personas o seres vivos y luego los servicios de emergencia y los primeros auxilios pueden dirigirse allí directamente para atender a las personas que lo necesiten”, asegura Felix Frisch, director de marketing de Aeronautics Sys.

Este proyecto ha sido visto como un sistema revolucionario de comunicación en situaciones de crisis. Para los bomberos, por ejemplo, y otras personas que trabajan en los servicios de rescate se trata de un instrumento fundamental que les permitirá trabajar de forma más rápida.

“Estas herramientas tienen que ser perfectas y estar listas en muy poco tiempo. El globo aeroestático está listo enseguida y se adapta a situaciones de rescate reales”, dice Leonardo Bruni, jefe de bomberos de Imperia.

La herramienta ya se ha probado en diferentes situaciones como incendios, accidentes con residuos tóxicos o en este accidente de avión. En un futuro próximo puede que se convierta en una pieza clave para los servicios de emergencias europeos.