Última hora

Última hora

Francia, menos "transparente" que sus socios europeos

Leyendo ahora:

Francia, menos "transparente" que sus socios europeos

Tamaño de texto Aa Aa

Jerome Cahuzac. Exministro de Hacienda:
“Lo desmiento categóricamente: nunca he tenido cuentas en el extranjero. Ni ahora, ni antes”

La mentira de Cahuzac pone en entredicho la credibilidad del Gobierno. La onda expansiva del caso del exministro de Hacienda lleva al Ejecutivo francés a tomar medidas.

Entre ellas, la llamada moralización de la vida política que pasa entre otras cosas por la publicación del patrimonio de los ministros. El 70% de los franceses aprueba la iniciativa. Se sabe ya que tres de los ministros del Gabinete Hollande pagan el impuesto a las grandes fortunas, e ideológicamente, la izquierda y la riqueza no hacen un buen tándem. Tanto Mitternad como Hollande han condenado en varias ocasiones las derivas del dinero:

François Mitterrand. Expresidente del Gobierno francés:
“No se puede aceptar la deriva continua hacia una dominación del dinero que, de forma natural, corrompe”

François Hollande. Presidente del Gobierno francés:
“Es necesaria una lucha implacable contra las derivas del dinero, la codicia y las finanzas ocultas”

Jacques Julliard. Analista político:
“La izquierda desconfía del dinero y de las grandes fortunas basándose en que uno no se hace rico por medios pura y simplemente honestos, no te haces rico trabajando. Tiene que haber especulación, tiene que haber explotación”

Pero aunque actualmente la riqueza de los representantes de todos los colores políticos se acepta mejor, lo que no se tolera es que lo escondan. Y desde ese punto de vista, Francia está muy lejos de sus vecinos europeos.

De hecho es el único país de los 27, junto con Eslovenia, que practica la opacidad total sobre las cuentas de sus representantes políticos. En otros países hay una transparencia parcial, como en Alemania, Italia o Hungría, o total, como en los países nórdicos. En España, el patrimonio de sus señorías es público y consultable en las páginas web del Congreso y del Senado desde 2011.

Pero la palma se la llevan Suecia y Noruega, donde los ingresos y la fortuna de todos los ciudadanos, políticos incluidos, son públicos y se pueden consultar en internet. La única excepción son los miembros de la familia real.

El de Alemania es un sistema mixto. Los diputados deben publicar en la página del Parlamento toda actividad remunerada ajena a su cargo si los ingresos son superiores a mil euros mensuales. Los miembros del Gobierno, en cambio, no están obligados a hacerlo.

Para los optimistas, el caso Cahuzac ha servido, por lo menos, para que Francia se acerque a sus socios europeos en el ámbito de la transparencia.