Última hora

Última hora

El horror de Boston aún no tiene culpables

Leyendo ahora:

El horror de Boston aún no tiene culpables

Tamaño de texto Aa Aa

De momento, 3 víctimas mortales. Una de ellas, un niño de 8 años. Alrededor de 140 heridos, una veintena en estado crítico.

Las bombas explotaron con doce segundos de diferencia. Eran las cuatro y nueve minutos de la tarde y hacía más de media hora que habían llegado a la meta los primeros atletas en esta edición del centenario maratón de Boston, en la que participaron más de 30.000 corredores.

Al menos otras dos bombas fueron localizadas y desactivadas en la zona. La principal hipótesis es que se encontraban en cubos de basura y habrían sido activadas por control remoto.

Ciudadanos y la policías sorprendidos acudieron a socorrer a las vícitmas pese al altísimo riesgo de que se produzca una nueva explosión. Por eso, se anuló inmediatamente la telefonía móvil en la zona. Cualquier bolsa abandonada era sospechosa. Había cientos.

“Me dirigía hacia las plataformas y se produjo la explosión y sólo humo blanco por todas partes. Fue horrible Traumático. No sé qué más decir”, comenta un testigo.

Una corredora explica: “Había familias corriendo por todas partes, los niños gritando y llorando. Quiero decir, todo el mundo quería salir de allí lo antes posible, y acercarse a los edificios altos daba miedo”.

Se trata, tal y como ha afirmado el gobierno, de “un ataque altamente planificado”.

Entre las víctimas muchos han sufrido amputaciones. Al parecer, las bombas estaban bien nutridas de metralla.

El barrio de Back Bay fue sellado por el FBI, que de momento ha interrogado a un universitario de origen saudí que, como todo el mundo, corría despavorido por la calle Boylston. Está custodiado en un hospital, ya que había sufrido quemaduras. También se ha registrado un piso de los suburbios de la ciudad.