Última hora

Última hora

Las perspectivas prometedoras de la medicina regenerativa

Leyendo ahora:

Las perspectivas prometedoras de la medicina regenerativa

Tamaño de texto Aa Aa

La medicina regenerativa está revolucionando los tratamiento médicos convencionales, investigando nuevos medios para reforzar la capacidad del autosanación del organismo.

Mientras que la medicina tradicional trata de curar los síntomas, la medicina regenerativa intenta alterar la progresión de la enfermedad centrándose en las causas y reparando los tejidos u órganos defectuosos.

La investigación de células madre, se ha convertido en uno de los pilares de la medicina regenerativa. Y desde ya representa una alternativa concreta para curar muchas dolencias.

El Profesor Silviu Itsecu, fundador y director de Mesoblast, empresa de medicina regenerativa, nos explica el procedimiento:

“Estamos desarrollando productos basados en células madre, que se pueden inyectar fácilmente por vía intravenosa. Sus propiedades pueden ser beneficiosas para un tejido específico que se haya dañado dañado, y al que tratamos de llegar. Por ejemplo, una articulación inflamada en un paciente con artritis, esas células se dirigen por sí mismas hacia la articulación inflamada, y la van a tratar de manera selectiva. También estamos investigando las enfermedades pulmonares. En algunos casos, con una simple inyección intravenosa, las células van a dirigirse directamente al pulmón enfermo, y serán capaces de actuar de manera local, sin interactuar con otros tejidos sanos con los que nos interesa que entren en contacto.”

La perspectiva de la sustitución celular está cada vez más reconocida, pero existen limitaciones que señala el biólogo, John Gurdon, Premio Nobel de Medicina.

“Para los pacientes que necesitan un solo tipo de células, pienso que es una buena opción. No es lo mismo remplazar un órgano entero: un corazón o un cerebro, que es algo muy complicado… Pero remplazar ciertos tipos de células individuales, pienso que es una buena perspectiva.’‘

La Iglesia Católica y otros sectores conservadores defienden esta nueva tecnología como una alternativa ética a las células embrionarias