Última hora

Última hora

Human Rights Watch acusa de "campaña de limpieza étnica" al gobierno de Myanmar

Leyendo ahora:

Human Rights Watch acusa de "campaña de limpieza étnica" al gobierno de Myanmar

Tamaño de texto Aa Aa

Sucedió el verano del año pasado. Presas del pánico, de los ataques con machetes y con sus aldeas convertidas en cenizas, más de 100.000 personas de la comunidad musulmana Rohingya huyeron del oeste de Myanmar.

La organización Human Rights Watch (HRW) ha acusado a las autoridades de llevar a cabo una “campaña de limpieza étnica” contra la comunidad musulmana , tras documentar la existencia de fosas comunes y el desplazamiento masivo de esta minoría étnica.

E indica a la Unión Europea que todavía es demasiado pronto para levantar de forma definitiva todas las sanciones, excepto las armamentísticas, tal y como está previsto:

“Creemos que los pasos de la UE son prematuros y desafortunados, ya que disminuirá su poder de influencia sobre el gobierno. En nuestra opinión están abandonando las medidas que han motivado el actual progreso en materia de derechos humanos”, afirma Phil Robertson subdirector para Asia de esta ONG, que se atreve a calificar los ataques como “crímenes contra la Humanidad” y acusa a las autoridades nacionales de actuar en connivencia con la comunidad budista.

Según el gobierno, 211 personas murieron a consecuencia de los brotes de violencia entre musulmanes y budistas el año pasado en el estado birmano de Rakhine.

El pasado mes de marzo, otras 43 perdieron la vida en un nuevo caso de violencia sectaria en el centro del país.

Considerados por el gobierno como inmigrantes ilegales provinientes de Bangladesh, cerca de 800 mil musulmanes rohingyas viven en Myanmar. La ONU los considera una de las etnias más perseguidas del planeta.